RESEÑA: A night At The Garden o cómo siguen vivos los nazis

RESEÑA: A night At The Garden o cómo siguen vivos los nazis

Un cortometraje documental nominado al Oscar, A Night At The Garden, en solo siete minutos, hace una pregunta seria sobre nuestra historia compartida: ¿aprendimos algo sobre el odio luego de ochenta años?

Veinte mil personas llenaron hasta el último asiento del Madison Square Garden. Veinte mil personas cantando el himno nacional y el juramento a la bandera a todo pulmón y, al terminar, veinte mil personas que hicieron el saludo del Tercer Reich.

A Night in The Garden es un cortometraje documental que no hace más que recuperar archivo fílmico de una sola noche en el Madison Square Garden, el 20 de febrero de 1939, cuando el Bund Germano-Americano, un grupo nazi en Nueva York, organizó la mayor reunión de simpatizantes del Tercer Reich.

Fotograma de A Night At The Garden
Fotograma de A Night At The Garden (Imagen: Field Of Vision)

A ochenta años de esa noche, cualquiera esperaría que fuera una experiencia ajena, distante y que no nos podría decir otra cosa más que los terribles horrores del pasado. Pero la historia que narra y los paralelismos que deja entredichos Marshall Curry, su director, hablan mucho más de nuestros tiempos que de la antesala de la Segunda Guerra Mundial.

Fritz Kuhn, el líder del Bund era un líder carismático, un inmigrante alemán en los Estados Unidos que se vanagloriaba del odio de los medios, los señalamientos y los “ataques orquestados”, era un buen orador (no uno inteligente ni versado, uno bueno) que sabía alimentar el odio de sus oyentes.

El cortometraje, de apenas siete minutos, hace sentir que esos ochenta años, esos millones de muertos, esas lecciones que pensábamos aprendidas, en realidad, no lo fueron y poco (si es que algo) hemos avanzado.

En cierta forma, lo que vemos hoy en los rallies de Donald Trump, en los discursos de Vox o en las políticas de terror de Jair Bolsonaro parece más un universo paralelo, como el creado por Philip K. Dick en The Man In The High Castle, una distopía donde el Eje fue quien ganó la Guerra.

El documental se proyectó la noche de ayer en el frente del Madison Square Garden por los 80 años del rally; este fin de semana, mientras todas las cadenas aprobaron un comercial sobre el cortometraje, Fox News, la cadena que, prácticamente, dicta las políticas de Trump y tiene supremacistas blancos entre sus conductores estrella, dijo que no lo iba a publicar, porque “no busca difundir imágenes de odio”. (Vía: Indie Wire)

La historia nunca trata del pasado: habla y moldea el presente.