A través de cortos animados, niños indígenas cuentan sus leyendas

Aquí no se trata de 'dar voz' a los niños indígenas, sino de que nosotros entendamos lo fuerte de sus voces
Niños indígenas cuentas sus leyendas en cortos animados

Gracias al proyecto Ciclocinema, iniciativa de Cine Bajo el Cielo, puedes ver en su página web o en YouTube, decenas de cortometrajes escritos, animados y actuados por niños indígenas en los que ellos mismos narran sus leyendas.

En los últimos años, luego de siglos de ser relegados, silenciados y ocultos de la mirada “civilizada”, ha crecido el número de realizadores, artistas y personalidades indígenas.

Aunque el caso más célebre es el de Yalitza Aparicio, muchas otras personas han logrado reconocimiento público por su trabajo sin abandonar sus raíces indígenas: Ángeles Cruz, Natalia Toledo, Darío Canúl o Bella Flor Canché son sólo unos cuantos.

Este proyecto tiene entre sus cortometrajes producidos, varios en lenguas indígenas y todos fueron investigados, escritos, realizados y producidos por niños indígenas de comunidades en Oaxaca, Chiapas y otros estados de la República.

Por lo general, las leyendas de las comunidades indígenas, esas que cuentan cómo se creó el mundo tal y como está, los monstruos y criaturas benéficas (o malignas), las conocemos a través de académicos e investigadores criollos que reúnen entrevistas académicas para investigaciones académicas.

Quizá uno de los pocos ejemplos de lo contrario: una voz indígena que escribe de las leyendas e historias que le contaron cuando niño y luego las traduce y, al mismo tiempo, explica su relación con la cosmovisión y política de su comunidad: Andrés Henestrosa.

El proyecto, a cargo de Cine Bajo el Cielo, cuya directora es Claudia G. Covarruvias, dijo en entrevista para México.com“Es bien bonito porque para muchos de los participantes en el taller nunca habían visto una película en pantalla grande. Y de repente ver una película que ellos hicieron y mostrársela a la comunidad es algo bien bonito”.

Si bien no deja de leerse un tono condescendiente en la declaración de Covarrubias, es cierto que este proyecto acerca las herramientas y el conocimiento para utilizarlas a comunidades históricamente segregadas y, al hacerlo, rompe el silencio al que han sido condenados.

Con información de México.com