Mikel Arriola rechaza adopción gay y mota recreativa… ¿que no quiere gobernar la CDMX?

Mikel Arriola se perfila como el candidato a perder cualquier preferencia que hubiera ganado, de alguna forma, en la CDMX. No conforme con empeñarse en ‘descubrir’ cosas, como el tráfico, que son una realidad para todos los habitantes menos para él, ahora ha demostrado cuál es, en realidad, su discurso al presentarse como defensor de los valores y la familia; o sea: no adopción homoparental ni regulación de marihuana.

En el cierre de su pre-campaña, frente a simpatizantes capitalinos del PRI, el Teatro Metropolitan escuchó las siguiente palabras del flamante candidato para ser jefe de gobierno:

“La familia será mi prioridad, la Ciudad de México será la ciudad de los valores, de la familia. Claramente les digo: Mikel Arriola está en contra de la adopción entre parejas del mismo sexo(Vía: SinEmbargo)

Aunque después recaló, y dijo que sometería a consulta ¿popular? ambos temas… justo como López Obrador hizo pasar sus propuestas, aunque su postura es clara. Así mismo, su pronunciamiento contra el uso y regulación de la marihuana fue extraño, viniendo de quien fuera director del IMSS:

Los gobiernos del PRD y de Morena han impuesto la idea de que la legalización de la mariguana con fines recreativos, va a ayudar a los jóvenes, postura que nosotros habremos de combatir, bajo un principio de prevención de las adicciones” (Vía: Animal Político)

Ambas posturas contraponen, no solo la línea de las administraciones pasadas, que han buscado que la CDMX se mantenga al parejo de las exigencias de un mundo que, a los tumbos y muy despacito, quiere brindar condiciones que aseguren la vida digna de todos, por el simple derecho de ser como se les antoje. También, lo enfrenta directamente a comunidades que tienen una gran influencia en el territorio que pretende gobernar.

Así mismo, como director del IMSS, no parece haber comprendido, precisamente, el papel que la legislación a favor del uso recreativo de la marihuana frente al control de adicciones y, sobre todo, de la crisis de violencia y narcotráfico que se ha visto en México desde hace más de 10 años.

No es que sea una sorpresa enterarnos que alguien que ha vivido en un círculo privilegiado carezca de los elementos para el entendimiento de las crisis y necesidades de una ciudad tan grande, pero lo que sí, es que no comprenda la agenda, no que él quiere, si no que necesita atención para la CDMX y su ciudadanía.

Puede que, simplemente, esté pensando que la CDMX se quedó quieta desde hace décadas y solamente no se da cuenta. Puede que el PRI no entendió que para ganar la CDMX, un bastión de la izquierda política mexicana, es necesario legislar y elaborar un discurso en favor de las ideas que imperan al interior de su electorado.

Es bueno saber que hay pluralidad, y se puede expresar de muchas formas, pero si existen iniciativas de ley y leyes que son la base de todo un proyecto de ciudad, no puedes, simplemente, llegar y decir que vas a empezar a construir la casa por el techo. Porque aunque parezca mentira (no lo parece, la verdad), la CDMX existe mucho más allá del Frontón México y las calles del Parque México.