¿Qué se traerán los medios mexicanos que casi todos interpretaron erróneamente una columna del Washington Post? Una publicación donde se coqueteaba con una conexión difusa entre AMLO y Putin en manos de los medios mexicanos se convirtió en una presunta aseveración: Rusia ya se metió en nuestras elecciones. ¿Será que no saben inglés? Vayamos punto por punto para demostrar como casi todos los medios mexicanos interpretaron mal (adrede o no) esta columna.

El 11 de enero, un artículo de opinión titulado “Un candidato presidencial mexicano está teniendo un inesperado impulso de Trump, y Putin” fue publicado en el diario estadounidense The Washington Post, uno de los más críticos de la administración del presidente y magnate.

El artículo, de Frida Ghitis, quien también colabora con CNN y World Politics Review, es un texto que explica cómo la llegada de Trump impulsó la popularidad de Andrés Manuel López Obrador en México. Además advierte que una victoria del morenista podría significar un cambio dramático en las relaciones entre Estados Unidos y México, las cuales, señala, han gozado en general de beneficios mutuos a través de cooperación en materia de seguridad y comercio.

Con cada referencia de Trump a los mexicanos durante la campaña de Estados Unidos, el populista Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, vio sus oportunidades mejorar“, dice la autora.

Pero lo que más resalta del artículo, como dice su título, es la mención de Putin y Rusia. Ghitis señala que el periódico Reforma reveló que recientemente se descubrió una posible interferencia de Rusia en las precampañas de México. También apunta que Putin tendría una victoria si Obrador gana en las elecciones y, lo que le voló la cabeza a varios medios, que el Krémlin podría estar ayudando a la causa del precandidato. Ojo, “podría”.

Los mexicanos bromearon con que Trump se convirtió en el coordinador de campaña de López Obrador. Y ahora Putin también podría estar trabajando para ayudar a la causa antiestadounidense del candidato“, escribe Ghitis.

Y así es como reaccionaron:

Claro, no faltó Ricardo Alemán ni Enrique Ochoa, que aunque no es un medio, sino el líder del PRI, no se le pasa la oportunidad para recordar que votar por López Obrador es una condena para el país.

No se trata de decir si Obrador es un candidato bueno o malo para México o si Rusia en efecto va a intervenir en las elecciones para ayudar al morenista –eso es otro punto–, sino las reacciones que tuvieron los medios. Para empezar, se trata de la lectura de Ghitis en un artículo de opinión. No es un artículo informativo ni una investigación del Washington Post, como podría interpretar uno a partir de las cabezas de La Razón o las palabras de Alemán.

Un articulado publicado por el diario estadounidense The Washington Post asegura que el propietario de Morena, Andrés Manuel Lopéz Obrador recibe ayuda de Rusia en su camino por llegar a Los Pinos“, se puede leer en La Otra Opinión.

Por otro lado, Ghitis aclara en su artículo que son conjeturas. Lo que está haciendo es advertir una probable intención de los rusos en su campaña para desestimar la democracia, Estados Unidos y el Occidente en general. También señala que una ayuda de Putin a Obrador a través de las redes sociales podría transformar el escenario electoral del 2018.

Además, el artículo que cita del Reforma no dice que Rusia esté interfiriendo en las elecciones de México. Es una declaración de la Casa Blanca en la cual advierten que Putin estaría realizando una intervención en las precampañas, pero en ningún momento dan detalles ni sustento de las acusaciones.

Advirtiendo que su objetivo es polarizar sociedades y provocar una crisis de confianza, el principal asesor en política exterior del Presidente Donald Trump aseguró que la interferencia de Rusia puede notarse ya en las campañas en México aunque no dio detalles“, se lee en la nota del periódico.

Lo que sí es un hecho de la lectura de Ghitis en su artículo es el aumento de la popularidad de Obrador con la llegada de Trump al poder. En enero, del año pasado, un encuesta del Reforma señalaba una ventaja de Morena sobre el PAN por tres puntos y 10 sobre el PRI. En diciembre del 2016, el partido empataba con el tricolor y tenía una desventaja del 5% ante el blanquiazul. La ventaja de Morena no ha visto muchos cambios desde entonces, pese a su derrota en las elecciones del Estado de México.

Otro asunto que toca la columna publicada en The Washington Post es el espacio que John Ackerman, “el principal portavoz de Obrador en inglés” y colaborador del medio Russia Today. Éste señalamiento es cierto en el sentido de que participa con el medio, pero dar por hecho que él es el nexo del Krémlin con Obrador está lejos de ser comprobado. Por su parte, Ackerman, cuya esposa estaría en el gobierno de Obrador en el caso de que gane la elección, ha negado acusaciones de esa naturaleza.

Observadores empezaron a notar hace meses que el canal no oficial del Kremlin, RT, que está disponible en México, empezó a darle gran cantidad de tiempo al principal portavoz angloparlante de López Obrador, John Ackerman“, dice Ghitis.

Ackerman dio su postura sobre el artículo y acusó que son mentiras y fantasías:

Comparto texto completo de LA REPLICA QUE HE ENVIADO A Washington Post. Agradezco que me ayuden a circularla. #NoPasará…

Posted by John M. Ackerman on Friday, 12 January 2018

No estamos desacreditando el artículo, sino el manejo que medios le han dado a la publicación. No aclaran –al menos en el titular– que es una opinión de una analista, lo cual sí es, que funciona más como una advertencia y que no ofrece pruebas, sino una serie de conjeturas que apuntan hacia un escenario no favorable en las relaciones de México y Estados Unidos y el beneficio de Putin con la posible ruptura.

Si López Obrador tiene nexos con Rusia, es algo que sí se debería de investigar, porque una intervención de ese país para sabotear las relaciones comerciales de México y Estados Unidos no es poca cosa. Rusia no tiene por qué estarse metiendo en ese lazo, el cual, ciertamente sí ofrece un beneficio para el país pese a los sentimientos antiestadounidenses de los mexicanos.