Desde el pasado 22 de noviembre, la agenda pública del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, está vacía y no porque se vaya de vacaciones: la fecha es la misma que el destape ‘oficial’ de José Antonio Meade para la candidatura presidencial del 2018, por lo que no pocos señalan la ‘coincidencia’.

Paranoid Meet The Robinsons GIF - Find & Share on GIPHY

En lugar de irse a su casita a servirse chocolatito para este frío de la fregada, el otrora presidenciable ha gastado sus días en juntas privadas en la sede nacional del PRI y sus oficinas en la SEP. El diario Reforma no señala si esas reuniones son para hablar de Meade, la reforma educativa o sobre qué le puso al pan que le quedó tan esponjosito, pero de ser reuniones partidistas podría estar metiéndose en un conflicto de intereses del que no es tan fácil salir.

Su enclaustramiento empezó a ser evidente cuando canceló su presentación en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) el mismo día que se destapó a Meade. Su equipo de colaboradores, incluso, ya estaban en la capital jaliciense, pero el secretario se disculpó con todos, tal como lo hicieron los otros priístas que también tenían presentaciones en la FIL. (Vía: Reforma)

Este encierro monacal contradice la exposición constante de Nuño en las semanas anteriores. Después del sismo del pasado 19 de septiembre, el secretario estuvo de gira permanente: revisaba instalaciones educativas, entregaba despensas, daba discursos de risa y, en general, se presentaba como el funcionario que… que, simplemente está buscando otro puesto.

Con el destape de Mikel Arriola a la candidatura de la Ciudad de México por el Revolucionario Institucional, la otra opción electoral de Nuño está cancelada. Así que, lo que le queda es ser el coordinador de campaña de Meade Kuribreña, quien compartió en redes sociales un corto video que lo muestra conduciendo y a Nuño sonriente y viéndolo con ojos, dice una redactora de Plumas Atómicas, de puro amor. (Vía: La Jornada)

Eso… o sí se fue de vacaciones y ya todos andamos haciéndole al sospechosismo.