La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México realizó un megaoperativo el pasado 8 de noviembre por la noche en varias colonias de Iztapalapa, en un esfuerzo por reducir los niveles de incidencia delictiva en la delegación.

El operativo buscaba evitar el robo de vehículos, a transeúntes, casa habitación, transporte público, a negocio con violencia, autopartes y narcomenudeo; o sea, todos los delitos imaginables en la calle. También buscaban inhibir el consumo de alcohol y drogas en vía pública.

José Gil García, subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la SSP, reveló que durante la jornada se detuvo a un individuo que operaba con extorsiones y que era alguien que generaba mucha violencia en la demarcación.

Creemos que con eso vamos a abatir de manera importante en la zona limítrofe con el Estado de México el tema de la violencia y los homicidios”, agregó en referencia a la detención del 8 de noviembre.

Durante el megaoperativo en Iztapalapa, la SSP informó que participaron 200 elementos de seguridad con 25 vehículos y entraron a colonias como Abasto Reforma y Santa Cruz Meyehualco.

El día anterior, se realizó un megaoperativo en cuatro delegaciones: Benito Juárez, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza e Iztapalapa. Detuvieron en total a 181 personas, de las cuales 174 fueron a parar al Juez Cívico.

En esa ocasión movilizaron a más de mil 400 elementos de distintas dependencias de seguridad. De estas 181 personas detenidas, cinco fueron arrestadas en Iztapalapa.

Con estas acciones, a las que le suman la confianza en la denuncia de los ciudadanos, esperan hacer frente a la cifra de incidencia delictiva del 2017 en la demarcación. La duda que persiste es si en efecto estas medidas funcionarán.

Entre enero y septiembre del 2017 se registraron 129 homicidios con arma de fuego en Iztapalapa. Esta cifra representa un alza del 74% respecto al mismo lapso del año pasado, cuando se reportaron 74 casos. De eso da cuenta el reporte de septiembre del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

En total, tomando en cuenta los asesinatos con arma blanca y los que se documentaron bajo la categoría de “otros”, en Iztapalapa suman 177 homicidios en los primeros nueve meses del año. La cifra es 19 por ciento más alta que en los mismos meses del 2016.

Francisco Hernández Guizar, subdirector de Comunicación Social de la SSP, explica que los crímenes con armas de fuego no sólo se deben al crimen, también a las riñas.

No son meramente por la delincuencia”, señala Hernández. “Hay una convivencia, hay una fiesta (…) se hacen de palabras. Disparan.

Ante el cruce calamitoso de las riñas y las armas, señala, se busca que la pena por portación de armas sea mayor, así como promover el desarme entre la población.

En tanto, los robos con violencia a negocios, a transeúntes y de vehículos también vieron un aumento entre enero y septiembre respecto al año anterior.

En el primer tipo, la cifra aumentó un 18%; entre septiembre y enero se registraron 392 casos. Los asaltos contra los peatones subieron 18%, pues se reportaron 2 mil 294 casos, contra mil 944 en 2016. El robo de vehículos vio un alza del 10%; en los primeros nueve meses documentaron 787 casos, según las cifras del SNSP. Es decir: en Iztapalapa estos crímenes específicos solo han subido.

Hace poco, Almeida (al que recordarán porque asegura que los videojuegos generan violencia) organizó un pomposo megaoperativo en Perisur que hizo mucho ruido (mega ruido, para ser más exactos) e incluso espantó a los transeúntes sin que se detuviera a un solo maleante. ¿Son la mejor estrategia los megaoperativos o es pura megafaramalla? Sólo las cifras lo dirán.