En su informe Cuenta Pública 2016, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre otras cosas, detectó contratos irregulares entre dependencias de gobierno y universidades públicas, lo que confirma los datos presentados en la investigación “La estafa maestra” publicada hace unos meses por el portal Animal Político.

La ASF confirmó que hubieron contratos, por más de 100 millones de pesos entre varias dependencias del gobierno federal y universidades públicas como la Politécnica del Sur de Zacatecas, la Tecnológica de Salamanca, la Autónoma de Nuevo León y la Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en los cuales, se detectaron probables actos de corrupción, pagos injustificados y sobrecostos.

ASF cuenta pública 2016

El informe de la auditoría reveló que Sagarpa y Conapesca contrataron a la Universidad Politécnica del Sur de Zacatecas por más de 150 millones de pesos, a pesar de que la universidad no contaba con capacidad técnica, humana, material y financiera para cumplir los contratos a cabalidad, por lo que subcontrató a entidades externas para cubrir el 100% de los servicios pactados.

En dichos contratos, la ASF encontró que dichas dependencias gubernamentales pagaron un sobrecosto de 37 millones de pesos, el cual fue calculado a partir del monto que la universidad cobró con los pagos a los prestadores de servicios subcontratados por la universidad.

En el caso de la Universidad Tecnológica de Salamanca, se corroboró que firmó contratos por distintos servicios con distintas dependencias del gobierno federal y estatal por un monto de poco más de 639 millones de pesos. Al firmar los contratos, la institución aseguró que tenía la capacidad técnica, humana y financiera para cumplir con estos, sin embargo, subcontrató el 79% de los servicios a partir de 7 empresas, 17 prestadores de servicios, 59 becarios y un organismo descentralizado.

ASF

La ASF detectó que la universidad pagó a los prestadores de servicios, pero no presentaron los documentos que acreditaran el cumplimiento de los contratos, además de que los prestadores de servicios transfirieron los recursos de la universidad a otras personas físicas y morales.

En el caso de la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad Michoacana San Nicolás de Hidalgo, la ASF encontró contratos con la Conagua, a pesar de que no contaba con la capacidad técnica para cumplir con los servicios requeridos. Ambas instituciones también subcontrataron a entidades particulares, las cuales tampoco cumplieron con lo estipulado en la contratación.

Estas irregularidades son solo una parte de todas las detectadas en el informe de la ASF, las cuales ascienden a 51 mil millones de pesos, y se encuentran concentradas en el gasto federalizado de las administraciones estatales. (Vía: Aristegui Noticias)