Con el proceso electoral de 2018 en puerta, parece ser que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) romperá con su añeja tradición para elegir candidatos a la presidencia y a gobernador. Esta establecía que el candidato (el famoso tapado) debía ser forzosamente un militante con por lo menos diez años de antigüedad, es decir, un priista de cepa.

Estos cambios a los estatutos del PRI, abren la puerta a personas que no son militantes para que puedan ser postulados como candidatos a cargos como la presidencia o las gubernaturas, reservadas solo para su militancia. Esta medida fue aprobada el día de ayer en una mesa estatutaria del partido, la cual tendrá que ser ratificada el próximo fin de semana por la Asamblea Nacional del partido.

PRI cambia estatutos

Particularmente se reformó el artículo 198 de los estatutos del partido que establecían los métodos de selección para presidente y gobernadores. A pesar de que en el partido quitaron este candado, el partido estableció ciertos requisitos para que puedan ser postulados estos candidatos, entre ellos deberán comprometerse a respetar la declaración de principios y el programa de acción del PRI.

De ser ratificada esta medida, se abre la baraja de presidenciables dentro del PRI, de hecho se cree que esta reforma a los estatutos del partido tiene dedicatoria a dos personas en particular: en primer lugar al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien no milita en el partido y, en segundo lugar a Aurelio Nuño quien a pesar de militar en el PRI, no cuenta con los 10 años necesarios para contender por una candidatura.

En ese sentido, el PRI abre más opciones para la competencia interna, tenemos ahora a José Narro (secretario de Salud), Miguel Ángel Osorio Chong (secretario de Gobernación), Ivonne Ortega (militante priista), José Antonio Meade (secretario de Hacienda), Enrique de la Madrid (secretario de Turismo) y Aurelio Nuño (secretario de Educación Pública).

PRI no militantes

Sin embargo, cualquiera de estos personajes tendrá que remar contracorriente en los próximos comicios presidenciales, ya que el PRI en todas las encuestas por partido y candidato aparece en tercer lugar, detrás del PAN y de Morena. El candidato que estaría mejor posicionado es Miguel Ángel Osorio Chong, sin embargo pierde en todos los careos contra Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala y Ricardo Anaya. (Vía: Expansión)

Finalmente, lo que no ha cambiado en el PRI es la tradición de que cuando el presidente de la república es priista, es este el que elige a quien será su posible sucesor, por tanto esta reforma en realidad le da a Peña Nieto más opciones para jugar el viejo juego priista del “pollo y el tapado” que se cree data de la presidencia de Ruiz Cortines. (Vía: Expansión)