¿Podemos ser menos contaminantes para el planeta Tierra? Nunca es tarde para comenzar un cambio en nuestra vida pero si el cambio afecta directamente al medio ambiente, quizá sí es demasiado tarde. Algunos científicos afirman que el daño al planeta es irreversible, pero tal vez aún logremos hacer de nuestros últimos años en el planeta, un lugar medianamente habitable.

Cuestionarnos sobre nuestros hábitos puede darnos un par respuestas concretas y realizables. Seguro has escuchado hablar sobre el daño que genera el plástico en el mar, su contaminación y el peligro que representa para las especies, concretamente esta vez no referimos a los popotes.

Te has preguntado ¿para qué utilizas un popote? Algunas personas creen que es más higiénico pero en realidad, en un fácil ejercicio de deducción, te puedes dar cuenta que si el contenedor de tu bebida está contaminado de bacterias, ten por seguro que la parte superior también lo estará. Otras personas incluso sólo piden utilizar un popote por mero hábito, pero ese pequeño detalle puede tardar hasta 500 años en desintegrarse. 

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), publicó en noviembre del año pasado que cada año van a dar al mar unos 20 millones de toneladas de plásticos, producto de la generación de basura, los rellenos sanitarios mal manejados, las actividades turísticas y la industria pesquera. (Vía: Excelsior)

Quizá una de las situaciones más impactantes fue el video en donde un biólogo extrae un pedazo de popote de la fosa nasal de una tortuga. El acontecimiento fue en los mares de Puerto Rico y el video pronto se viralizó en redes sociales.

Entonces ¿por qué ocupar un objeto que no ayuda en absolutamente nada a costa de miles de vidas de animales marinos? Se estima que un restaurante desecha cerca de de 45 mil popotes al año y que una persona puede consumir aproximadamente 38 mil popotes durante su vida. (Vía: Reforma)

La organización The Ocean Conservancy, que realiza campañas para limpiar las playas, detalló que en 2015 encontró un aproximado de 439 mil 570 popotes en las arenas de varios continentes.

Por otro lado, si bien aún no se tienen datos precisos sobre cuántos popotes se desechan en México, si se sabe, según un reporte de la Asociación Nacional de Industrias del plástico (Anipac), que alrededor del 12% de la basura en México es plástico.Esto equivale a aproximadamente 10.350 toneladas diarias de las 86.343 del total de basura que producimos(Vía: Verne)

El video puede resultar violento, pero en ciertas ocasiones es la única manera de que las personas tomen conciencia. No tienes que verlo si las palabras anteriores ya te pusieron a pensar.

Acciones para contrarrestar nuestra ignorancia

Distintas acciones por parte de organizaciones civiles y ambientalistas se han realizado para tomar conciencia de este problema, una de las más llamativas es la de un niño con apenas 9 años. En México también hay algunos ejemplos que podemos nombrar en donde no sólo participa la sociedad civil, si no empresarios o grandes cadenas de restaurantes.

Son al rededor de 36 restaurantes de Nuevo León y la Ciudad de México que se unieron a la iniciativa para trata de reducir el plástico en los mares. Restaurantes como Los Danzantes, Wings y Asian Bay han anunciados en sus redes sociales con el #Antipopotes para anunciar que no servirán sus bebidas con popote.

Nos unimos a esta campaña! #NoPidasElPopote #AntiPopotes #SwingPasta 󾠕󾀾🌎

Nai-post ni Swing Pasta noong Huwebes, Marso 17, 2016

Y cada año se suman más restaurantes a esta iniciativa, pero esta acción puede caer en saco roto si nosotros no cambiamos nuestro hábitos.

¿Por qué resulta tan difícil transmitir que nuestras acciones cotidianas afectan directamente a otro ser vivo, como si los únicos que vivieran en este planeta fuésemos nosotros? No sólo es un ejercicio de conciencia ambiental, es un ejercicio de empatía con la vida de habita este planeta.