¿Qué entiende AMLO por liberalismo?

El pleito entre el precandidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, y el columnista de Reforma, Jesús Silva-Herzog Márquez, surgió después de que el último publicara el pasado lunes la columna “AMLO 3.0“, en donde señala en relación el tres veces candidato a la presidencia y su partido que:

El peligro de AMLO 3.0 es otro. Del extremo del sectarismo, López Obrador se ha desplazado al punto contrario: el oportunismo. Su coalición no es ya ni sombra de su base política. Morena ha sido traicionado antes de ganar el poder. El caudillo lo ha entregado al cálculo de sus ambiciones.”

La respuesta de AMLO ante estos señalamientos fue la acostumbrada, tildó a Herzog Márquez y, de pasada a Enrique Krauze, no solo de “fifís” y comparsas de la “mafia del poder”, sino también de “conservadores disfrazados de liberales”.

Ver: AMLO vs Silva-Hérzog: ¿Quién es liberal y quién es conservador?

Ante estos señalamientos surgieron varias preguntas, la primera: ¿Quién es liberal y quién es conservador: Silva Herzog  y Krauze o López Obrador? Finalmente, AMLO se autoproclamó un verdadero liberal al tildar de conservadores a los otros dos. En ese sentido surge el otro cuestionamiento: ¿qué entiende AMLO por liberalismo?

“En términos duros, Krauze es liberal mientras que AMLO es conservador, tanto en lo económico como en lo social”.

Para responder la primera pregunta habría que explicar de manera muy básica los principios del liberalismo, con la finalidad de precisar quién de ellos es efectivamente un liberal. Para decirlo de manera simple, el liberalismo es una tradición de pensamiento que parte del principio de libertad individual como eje rector de la organización social, política y económica.

Como toda ideología, el liberalismo tiene distintas vertientes y matices, pero en general apoya causas sociales asociadas a los derechos individuales y sociales, así como principios económicos asociados al libre mercado, todo esto organizado a través de un estado con un sistema de organización política de tipo democrático; esto por supuesto no es más que un ideal, ya que justamente en el mundo de lo concreto no se presenta la tipificación pura antes mencionada. Solo pensemos en ejemplos como China actualmente o, Chile durante la dictadura de Pinochet, en donde tenemos regímenes autoritarios en lo político que operan a través de principios de libertad económica.

Un ejemplo contrario está en lo que se conoce como progresismo, mucho más asociado a la izquierda contemporánea: aquí el liberalismo se encuentra presente en el ámbito de lo social en el sentido que defiende principios como la libertad sexual, la igualdad, los derechos humanos, etcétera, pero, no se encuentra en la dimensión de lo económico, ya que defienden una organización mucho más colectivista. Finalmente, también hay liberales en lo político y lo económico, los cuales defienden el principio axiológico de la libertad en ambas dimensiones.

“El uso que hace AMLO de liberal es justo en términos coloquiales, pero inexacto en términos académicos”.

En ese sentido, tanto Krauze como Silva-Herzog pueden ser catalogados como liberales, más no López Obrador, quien no se ha posicionado respecto a las libertades individuales en el ámbito de lo social, y tampoco defiende o promueve promover la libertad económica. Es decir, es un conservador en lo social y un proteccionista en lo económico.

Ahora, pero a pesar de todo esto, ¿por qué AMLO se proclama un liberal? Hay que entender que López Obrador entiende la distinción liberal-conservador a partir de que él se asume como “juarista”, quien fue un ícono del liberalismo del siglo XIX, por tanto, sus contrincantes son automáticamente conservadores, es decir, no es más que un recurso retórico y político del candidato de Morena o en el peor de los casos una lectura trasnochada del liberalismo. Solo recordemos que Juárez era un defensor de la libertad económica y de la libertad individual, en los términos que tenía esa ideología en el siglo XIX.

 

 

Publicidad