Walmart anuncia inversión millonaria (a pesar de Trump)

Walmart de México es el principal empleador privado del país: alrededor de 200 mil personas trabajan no sólo en las tiendas, sino en la red de logística que mantiene a sus tiendas. La relación entre México y la gigante norteamericana es, cuando menos, complicada: no sólo en el país, sino por todo el mundo, Walmart ha sido denunciada por prácticas de explotación laboral, negar el derecho constitucional de sus empleados a formar sindicatos, promover políticas de precios antiéticas que arrasan con las economías locales (impactando principalmente a las pequeñas y medianas empresas locales) y, apenas el año pasado, un escándalo de corrupción golpeó a la cadena de supermercados: por lo menos durante los últimos años, la empresa había dado pagos ilegales a políticos mexicanos, tanto locales y estatales como federales, para mantener e incluso acelerar su expansión en el país.

Aun con todo esto, el presidente Enrique Peña Nieto recibió en Los Pinos a la plana principal de Walmart de México y Centroamérica, pues anunciaban, juntos, la inversión de mil trescientos millones de dólares para el año siguiente, que se dirigirán principalmente a su red logística, lo que podría convertirse en 10 mil nuevos empleos. (Vía: Expansión)

Como tendrían que ser los eventos presidenciales con empresarios de tal calibre, Peña Nieto agradeció la “confianza” de la tercera empresa más grande del país y aseguró que inversiones de ese tamaño refuerzan la idea de que hay quienes creen “en el futuro que el país tiene hacia delante.” (Vía: El País)

El anuncio ha llamado la atención de varios medios, más que por la complejidad que implica que una empresa acusada de tantas cosas siga invirtiendo tales cantidades de dinero, porque, siendo de origen estadounidense, la decisión de este gasto podría pensarse como un reto a la amenaza del presidente electo de los Estados Unidos a todas las empresas que “se salgan” del país.

Sin embargo, dado que esta inversión no es, en realidad, una para “mover” la producción de los Estados Unidos hacia México, sino que es para reafirmar la presencia de la cadena de supermercados en el país, no es un reto, sino-incluso- una afirmación del alcance que tienen los productos estadounidenses en el mercado mexicano, como sin darse cuenta lo dijera Ildefonso Guajardo, secretario de Economía: “para aquellos que hoy duden lo que con el Libre Comercio somos capaces de lograr, sólo les invito a pasear por uno de los corredores de Walmart”. (Vía: El País)

 

Con la amenaza de una recesión histórica el año que entra y la revisión del TLCAN que ha advertido Trump, pareciera que para el gobierno de Enrique Peña Nieto lo que importa, más que la calidad de los empleos o el destino final de las inversiones millonarias, es el mero hecho de que existan todavía inversiones en el país.