Una quema de drogas incautadas por PF y PGJ no es tan divertida como suena

“De una vez les digo, no habrá souvenirs”. Esas fueron las primeras palabras que dijo el jefe de gobierno, José Ramón Amieva, en el Primer Proceso de Destrucción de Narcóticos del 2018 en el Campo Militar No. 37-A, en San Juan Teotihuacán, Estado de México. Para el momento de su discreta partida, las procuradurías capitalina y la General de la República le habían prendido fuego a más de 400 kilos de narcóticos.

Este viernes 4 de mayo, ambas dependencias, acompañadas por elementos del Ejército y la Policía Federal, colocaron sobre una tarima dos grandes montones de droga.

En la mitad de la PGR, formaron 290 kilogramos de cocaína en cajas de cartón y dos kilos de metanfetaminas. En la parte de la Procuraduría capitalina, echaron cientos de envolturas de plástico con un total de 130 kilos de mariguana, casi medio de coca y poco más 150 gramos de metanfetaminas. Ambas dependencias realizaron pruebas para confirmar que, en efecto, eran los narcóticos que decían.

Una quema de drogas incautadas por PF y PGJ no es tan divertido como suena
Amieva (der.), el Procurador capitalino, Edmundo Garrido (centro), y el titular de Seguridad Pública de CDMX, Hiram Almeida.

“Todas las actividades que realizamos no es en contra de las personas que consumen, es en contra de las personas que comercian y que hacen de la actividad del comercio ilícito de sustancias, de drogas, hacen una actividad lucrativa (…). No es bienvenida ni será permitida”, declaró Amieva.

El titular de la PGJ, Edmundo Garrido, se sumó a este rechazo, con palabras refiriendo que la labor de las fuerzas de seguridad tienen el objetivo de proteger a los ciudadanos y el tejido social.

Terminó la ceremonia en aplausos y se pasó al “incinerador”, donde un hombre empapó con diesel los narcóticos y elementos federales le prendieron fuego al montón. En menos de media hora se consumió todo.

Una quema de drogas incautadas por PF y PGJ no es tan divertido como suena

Si bien este evento es el primero del año, no es la primera ocasión en la que las dependencias destruyen drogas. Agentes de la PGJ explicaron que es un acto que se realiza dos veces al año y esta ocasión fue la octava en la administración. Sin embargo, el contexto en el que ocurre el evento es uno particular.

En febrero de este año, dos sujetos fueron asesinados a disparos en Ciudad Universitaria. Los individuos eran presuntos narcomenudistas ligados a células criminales que operan en la Ciudad de México. Para mediados de marzo, la SSP informó que se habían detenido a 748 personas por narcomenudeo. Las autoridades incluso aprehendieron a “El H”, uno de los presuntos líderes de la venta de narcóticos en la capital.

Balacera en frontones de CU; hay dos heridos
Servicios de emergencia auxilian a uno de los baleados en CU.

En ese contexto, David Reynoso, de Bienes Asegurados de la PGJ, explicó que este evento tenía la intención de mostrar a la ciudadanía las acciones que se han realizado para frenar el narcomenudeo en la capital y, sobre todo, la coordinación con las fuerzas federales.

De acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el primer trimestre del 2018 se abrieron mil 8 carpetas de investigación por narcomenudeo en la Ciudad de México. Esta cifra es 112% más elevada que la registrada en el mismo periodo de 2017, es decir, 474 indagatorias.

Pese a estas cifras, Reynoso asegura que no hay anomalías en la cantidad de narcóticos asegurados en la capital. Por otro lado, un elemento de seguridad refirió a Plumas Atómicas que el narco sí tiene presencia en la capital y que, contrario a lo que pretende reflejar el evento, el gobierno capitalino descuidó el frente durante toda la administración.

Una quema de drogas incautadas por PF y PGJ no es tan divertido como suena
Agentes realizan pruebas en cocaína para confirmar a prensa que es la droga.

Un agente de la Policía Federal coincidió en que el evento es más un gesto político que un reflejo atinado sobre el combate al narco. Este, explicó, se nota por la cantidad de drogas: los 290 kilos de coca fueron incautados en un solo operativo en el Ajusco. Además, 80 kilos de la marihuana de la PGJ fueron asegurados en otro operativo en 2016, en Tepito.

“No es por menospreciar, pero es poco. Eso lo aseguramos en un solo operativo”, dijo el agente a Plumas Atómicas.

El operativo fue apenas en enero de este año y los presuntos responsables de su trasiego fue un grupo “independiente”, ni de la Unión Tepito ni de Los Rodolfos.

Una quema de drogas incautadas por PF y PGJ no es tan divertido como suena
La cocaína asegurada en un solo operativo fue transportada en un vehículo blindado.

Casi media tonelada de drogas no es, de ninguna forma, poco. Los narcóticos que llevó la Policía Federal a la quema estaban en una docena de cajas, mientras que las de la PGJ se sumaban decenas de bolsas de mariguana. Sólo con la coca, considerando que el kilo ronda en 15 mil dólares en la capital, según la PF, se estaría hablando de que todas esas cajas contenían más de 80 millones de pesos.

Pero la situación del narco en la ciudad es distinta a como era antes, cuando no se debatía con el gobierno capitalino si existe o no un cártel de drogas en la Ciudad de México, o cuando no se había visto una presunta narcomanta del CJNG en Periférico o cuando no abatían a presuntos narcos en la UNAM.

Por: Redacción PA.