No hubo un asalto masivo en la Autopista del Sol; esto fue lo que pasó

Miles de autos se quedaron atorados bajo el sol de medio día mientras la autopista estaba cerrada; algunos decidieron caminar
Bloquean Autopista del Sol por asalto

Usuarios de redes sociales reportaron un supuesto robo masivo realizado por un comando a la altura del kilómetro 260 de la autopista México-Acapulco alrededor de las 17 horas del 22 de abril; sin embargo, se trató de un asalto a una familia que generó un bloqueo de la autopista por más de una hora.

En una sola región de la autopista México-Acapulco, en dos años se han registrado más de ocho asaltos a turistas que van de regreso al centro del país. El año pasado, seis asaltos hicieron que se reforzara la seguridad en el área, pero los hechos del 22 de abril parecen mostrar que no se hizo suficiente.

El reporte oficial es que un auto que transportaba a un grupo armado, interceptó a una camioneta BMW en la que viajaban tres personas, una de ellas, una mujer con 7 meses de embarazo:

Fue un calvario, la policía ni sus luces hasta media hora o más llegó la policía estatal, la federal llegó después. Te imaginas ir con una esposa con seis meses de embarazo y un niño de tres años corriendo sobre el asfalto y con el calor ardiente para intentar salvar la vida”, dijo el profesionista (Vía: Proceso)

 

Dos de los asaltantes fueron detenidos fueron detenidos unas horas después del robo: luego de que la camioneta BMW dejara de funcionar, presuntamente robaron otro vehículo, una camioneta Ford Expedition que, en un comunicado de la Secretaría de Seguridad del estado, ya fue entregada a sus dueños.

Irónicamente, apenas unas horas antes del asalto, que primero se pensó como un “asalto masivo” en la autopista, el gobernador del estado, Héctor Astudillo, había presumido en una conferencia de prensa que la Semana Santa había terminado “sin incidentes dolosos que lamentar” (Vía: Reforma)

La zona donde ocurrió el asalto es famosa para mal por la alta indicencia delictiva que responde directamente al aislamiento: a lo largo de unos pocos kilómetros antes de llegar a Chilpancingo no hay señal de celular y el apoyo de Capufe y las policías locales y federal está, también, muy lejos.