2017 fue el año más violento en México: Amnistía Internacional

En su informe anual sobre la situación de las garantías fundamentales en el mundo, presentado en Washington, Amnistía Internacional reveló que 2017 fue el año más violento para nuestro país: aumentó la violencia extrema, persistieron las violaciones a los derechos humanos y la impunidad fue una constante.

De acuerdo con el balance de AI sobre la crisis en México, 2017 fue el año con más homicidios dolosos con más de 42 mil. 12 periodistas fueron asesinados, entre quienes se encuentra el fundador de Riodoce Javier Valdez. Además la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas fueron prácticas habituales.

A la violencia de ese periodo se suma la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, que permitirá la permanencia de las fuerzas armadas en funciones propias de la policía “sin garantizar la transparencia ni la rendición de cuentas”. Esto, de acuerdo con su informe, está vinculado con los aumentos de violaciones a los derechos humanos. (Vía: La Jornada)

Además, la organización declaró que en México “los defensores y defensoras de los derechos humanos en México fueron objeto de amenazas, ataques y homicidios, y los ataques y la vigilancia digitales fueron especialmente frecuentes”.

Respecto a la cifra de desaparecidos, Amnistía Internacional reveló que se trata de 34 mil 656 personas. Aunque podría ser mayor, pues se excluyeron casos clasificados como secuestro o tráfico de personas. La investigación de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa sigue sin resolverse. (Vía: Sin Embargo)

En 2017, México recibió más de 8 mil solicitudes de asilo, la mayoría de Honduras, Guatemala, El Salvador y Venezuela. Sin embargo, solo el 12% se resolvieron favorablemente: “México eludió reiteradamente brindar protección a quienes la necesitaban y, en lugar de ello, devolvió a esas personas a situaciones sumamente peligrosas donde incluso sus vidas estaban en riesgo“.

El único avance fueron las aprobaciones de leyes contra la tortura y desaparición forzada. No obstante, el informe reveló que hace falta un compromiso político serio para su aplicación. (Vía: Milenio)

Publicidad