14 facultades de la UNAM levantan paro; 6 exigen renuncia de Graue

Tras el ataque porril del pasado lunes 3 de septiembre y la marcha multitudinaria en respuesta, 14 facultades, colegios, escuelas y preparatorias levantaron el paro de 48 horas que acordaron el martes 4 en asamblea. Al menos cinco facultades, el CCH Vallejo y la Escuela Nacional Preparatoria número 2 siguen en paro indefinido y presentarán hoy, al medio día, un pliego petitorio definitivo en el que, se adelanta, exigen la renuncia del rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Imagen: Plumas Atómicas

El martes 4, decenas de colegios, facultades, escuelas e institutos de la Universidad Nacional Autónoma de México acordaron apoyar a los estudiantes golpeados por porros tras una marcha pacífica. Casi es su totalidad, las dependencias de la UNAM se fueron a paro y, además, varias universidades públicas hicieron paros solidarios.

La marcha del miércoles 5, que se estima tuvo una asistencia de más de 10 mil personas, ocurrió sin incidentes y con una consigna que consolidaba las múltiples denuncias: justicia en la UNAM y la expulsión de grupos porriles.

Hoy, 14 escuelas y facultades levantaron el paro pero varias continúan en asambleas y paros indefinidos: las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias, Economía, Arte y Diseño, Ciencias Políticas y Sociales, el Colegio de Ciencias y Humanidades Vallejo y la Escuela Nacional Preparatoria número 2 tendrán una asamblea interfacultades en la Facultad de Ciencias en la que determinarán el pliego petitorio colectivo.

La asamblea estudiantil de la Facultad de Filosofía y Letras adelantó la destitución de Graue, del director general del Colegio de Ciencias y Humanidades, Benjamín Barajas Sánchez, y el coordinador de Auxilio UNAM, Teófilo Licona, “El Cobra”, ya suspendido por la rectoría el día de ayer. (Vía: Reforma)

No han faltado quienes señalan que la exigencia de la renuncia de Graue es una maquinación de otras ‘fuerzas externas’ a la UNAM, con lo que, discursivamente, equiparan a los grupos porriles con las asambleas estudiantiles de las facultades y colegios universitarios.

Las conjeturas radican en la posición crítica que Graue Wiechers ha tenido frente a las propuestas de López Obrador sobre ampliar la oferta universitaria…. y nada más.

El conflicto entre los estudiantes y las autoridades de la UNAM está lejos de resolverse. Muchas de las exigencias del alumnado es la contradicción del rector entre su posicionamiento público y las acciones que ha llevado a cabo desde que iniciara la emergencia, el pasado lunes 3.

En una entrevista teelevisiva, Graue respondió a las exigencias de los alumnos: “No, de ninguna manera (va a renunciar). Mi responsabilidad como Rector es procurar dar la mayor de las seguridades y certeza. Y estaré buscando a los responsables de esto, y castigando a quienes lo hicieron, en acompañamiento de las autoridades judiciales y actuando con toda firmeza en la expulsión de los jóvenes que participaron en este proceso”  (Vía: Reforma)

La crisis al interior de la UNAM ha sido atravesada, desde un comienzo, por el momento político. Quizá, como en otras ocasiones, lo que ocurra en su interior será un reflejo o un precedente de lo que, como sociedad, veremos fuera.