¿TLCAN con restricciones unilaterales de EEUU? ¡Uy, así qué chiste!, dice delegación mexicana

Así qué chiste

Mientras la cuarta ronda de negociación del  Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) terminó con un mal sabor de boca para todos, los tres países ya están trazando estrategias para saber qué hacer si el TLCAN acaba siendo cancelado.

La negociación del TLCAN parece cada vez más una junta de vecinos: mientras todos los involucrados están conscientes de que necesitan trabajar en conjunto pero nadie quiere aceptar los reclamos del que renta el departamento de arriba.

La Secretaría de Economía mexicana, a través del subsecretario de Comercio Exterior, Juan Carlos Baker, ya se ha quitado los guantes y dijo sin anestesia que si Estados Unidos sigue con las demandas sin sentido, México tendría que salirse de la mesa de negociación.

Esto, luego de que, tras una serie de demandas, solicitudes y cambios bastante inútiles, el representante del lado estadounidense, Robert Lighthizer, dijera que ni Canadá ni México “quieren abrazar el cambio”.

Ante las acusaciones de la delegación estadounidense, el subsecretario Baker respondió que:

Si la intransigencia de la que se nos acusa implica el estar defendiendo los intereses de México y no aceptar propuestas que sabemos que van en contra, pues entonces claro, somos intransigentes y lo vamos a continuar siendo, porque no podríamos aceptar un acuerdo en esos términos. Es preferible que no haya un TLC, a que haya uno con todas esas restricciones” (Vía: El Financiero)

Es decir, como en toda junta de vecinos, si uno quiere hacer lo que se le pegue la gana en contra del acuerdo a largo plazo de todos los involucrados, ese uno puede… irse lejos.

Lo más irónico de todo, es que muchas de las solicitudes, demandas y “cambios” planteados por la delegación de Trump son copias directas de cláusulas del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), ese mismo del que el cheto presidencial se salió en las primeras semanas de su administración porque “no le convenía a los Estados Unidos”. (Vía: PanAm Post)

En lo que son peras o son manzanas, todo mundo se está preparando para lo peor: un México sin tratado de libre comercio con su principal socio comercial.