Tarek Abdalá, otro graduado de la escuela Duarte

Quien fuera uno de los tesoreros del gobernador con licencia de Veracruz, y prófugo de la justicia, Javier Duarte, Antonio Tarek Abdalá Saad, confirmó el desvío de más de 300 millones de pesos, originalmente etiquetados para el Sector Salud del estado, hacia “otras prioridades”, sin que haya definido cuál fue su último destino. (vía. Animal Político)

Tarek Abdalá, quien actualmente es diputado federal por el PRI, por el distrito de Cosamaloapan, Veracruz, fue sujeto a una investigación de la Contraloría del estado y encontrado culpable, ya que fue “omiso” en el desempeño de sus funciones. Esta resolución llegó con su inhabilitación por diez años para ejercer cargos públicos en su estado, ya que la Contraloría consideró su actuación “de gravedad”.

Abdalá ya se ha enfrentado a investigaciones por el uso de recursos públicos, como en 2009, cuando fue objeto de “observaciones por incumplimiento de los principios básicos de contabilidad gubernamental” (vía: Expansión); así como ha levantado sospechas por una presunta amistad con Francisco Navarrete, el jefe de plaza de Tierra Blanca, Ver., del Cártel Jalisco Nueva Generación. (vía: Excelsior)

La Contraloría del Estado actuó contra Abdalá tras la denuncia penal ejercida por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), una vez que se hiciera público el desfalco de recursos públicos que, el ahora prófugo, Javier Duarte organizara junto con varios de sus colaboradores. La defensa del actual diputado ha argumentado que sólo siguió la política estatal, que era transferir fondos federales, correspondientes al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, a diversas cuentas de las que, hoy, no se tiene registro. (vía: Animal Político)

El representante federal de Cosamaloapan insiste en que no incurrió en ninguna falta, sin embargo, aunque la investigación demostrara lo contrario, el fuero que le otorga ser diputado federal lo protege de cualquier investigación penal.