En Tabasco, la Fiscalía General investiga la presunta violación de una cadete… en 2015

Un video que reproduce la violación de una mujer inconsciente por un grupo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado de Tabasco, circuló en redes sociales hasta que llamó la atención del área de Asuntos Internos de la SSP y de la Fiscalía General del Estado (FGE). Los hechos se agravan cuando, reportan las primeras investigaciones, la violación ocurrió en octubre del 2015, dentro de las instalaciones del Colegio de Policía y Tránsito del estado y la víctima era cadete. (Vía: Sin Embargo)

Fue la denuncia de la víctima la que desencadenó la apertura de la carpeta de investigación en la Fiscalía el pasado 7 de febrero. Tras las primeras investigaciones, los involucrados fueron cesados de su cargo y se giraron tres órdenes de aprehensión, además, la FGE ya ha solicitado al Colegio la información y carpetas no sólo de los directamente involucrados, sino también de la cadena de mando que falló en su obligación de proteger la integridad de todos a su cargo. (Vía: Animal Político)

El 11 de febrero, uno de los presuntos culpables se entregó a las autoridades, pero el hecho, ha declarado el Juez de Control que dirige el caso, no lo exime ni reduce su responsabilidad, y, por ser un delito grave, tampoco tendrá derecho a fianza. (Vía: El Financiero)

Si bien esta noticia es extraña por el mero hecho de que se esté investigando y castigando a los presuntos culpables, lo es aún más por el hecho de que éstos forman parte de una institución que, constantemente, ha sido amonestada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Tabasco (CEDHT), por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y por otros organismos no gubernamentales por prácticas ilegales como la tortura, detenciones arbitrarias, robos y violaciones contra la población civil, contra migrantes centroamericanos y comunidades indígenas sin que ninguna de estas recomendaciones y amonestaciones lleven a algo más que una declaración oficial. (Vía: Sin Embargo)

Sin embargo, el mero hecho de que este ataque haya ocurrido hace tanto tiempo y que apenas esté siendo investigado y procesado también llama la atención sobre la inefectividad de las instituciones policiacas de actuar preventivamente (para evitar que crímenes como éstos ocurran) y de forma expedita (para procesar y juzgar rápidamente cuando ocurran).

El mismo Juez  de Control ha pedido a “los usuarios de las redes” que no compartan el video, pues hacerlo es revictimizar a la cadete. La mera declaración deja en claro que si algo podría aprenderse de este caso es la urgencia, en los tres niveles de gobierno, de protocolos para procesar la violencia de género.

Publicidad