Santiago Arau, de los drones y CDMX a Ambulante y el documental del #19S

Cuando tembló el 19 de septiembre en la Ciudad de México, dicen sus amistades, Santiago Arau se subió a su bicicleta y comenzó a documentar los derrumbes, los rescates. Pero el fotógrafo de 38 años, quien estrenó su corto documental sobre el sismo en la inauguración de Ambulante en la capital, no ve los hechos de ese modo.

“No es que tiembla y se nos ocurre: ‘Vamos a hacer un documental’. No se puede porque todos los que vivimos en ese momento sabemos lo que pasó”, explica Arau a Plumas Atómicas.

Para él, el inicio del documental es en el primer momento que empezó desde hace años, cuando tomó por primera vez una cámara y salió a fotografiar y tomar video de la Ciudad de México. De ahí, pasó a los drones, lo que le valió una polémica y aplausos. El día del temblor, salió para ofrecer ayuda y determinó que la mejor manera de hacerlo era lo que siempre ha hecho: documentar.

Durante un mes salió a las calles de la Ciudad de México y el resultado fue el documental de 12 minutos 19 de septiembre, dirigido por Diego Rabasa, amigo suyo desde que jugaban fútbol en la preparatoria.

“La ayuda estaba desbordada, todos los lugares donde nos encontrábamos, veíamos que la gente… Manos había. La gente estaba desesperada por ayudar y no sabía cómo, entonces decidimos: ‘vamos a documentar y esa puede ser nuestra ayuda'”, declaró.

El documental cierra con un atardecer y la voz de las noticias de fondo. Esa puesta de sol se grabó en octubre y fue el día en que Arau y el equipo detrás del cortometraje decidieron poner fin a la grabación.

Santiago Arau, de los drones y CDMX a Ambulante con documental del #19S

Por su salud mental se termina el proceso de documentación, dice el egresado de la Universidad Iberoamericana. Para él, la cámara siempre ha sido una herramienta que también escuda al que la usa, pero acota que de todos modos hay situaciones que rebasan emocionalmente.

“Estaba un poco obsesionado con retratar los derrumbes, como a mucha gente le pasó (…), son imágenes que las ves y las sigues viendo e hipnotizan porque no parecen reales, entonces en realidad yo dije en un momento ‘ya, esto ya me está afectando’.

Ver: Santiago Arau y la foto de Los Pinos: ¿por qué es necesario defender sus fotografías?

El fotógrafo, honrado por haber podido retratar el sismo de 7.1 grados del año pasado, no esperaba que a raíz de esta catástrofe su carrera se disparara. Él considera que justamente México es el país donde al día siguiente no pasa nada, pero se puede hacer algo, y en ese afán, se deben de contar las historias, como es la del temblor, como es la de Ayotzinapa o la de los estudiantes de Jalisco desaparecidos hace un par de semanas.

Por: Redacción PA.