Sismo de 7.9 en costas de Alaska dispara alerta de tsunami, fue levantada pocas horas después

Un sismo de magnitud 7.9 grados sacudió la isla de Kodiak, en Alaska, lo que provocó una alerta de tsunami para una larga zona de las costas del estado y la Columbia Británica, provincia  de Canadá; sin embargo, la alerta fue cancelada un par de horas después, al ver que no había ocurrido tal tsunami.

El sismo ocurrió a las 12:30 de la noche, a unos 273 kilómetros al sureste de la isla de Kodiak, muy pero muy al norte del continente. (Vía: Reforma)

De forma inmediata, el Servicio Nacional de Meteorología de los Estados Unidos avisó a los celulares de las personas viviendo en la zona con una alerta de la posible llegada de un tsunami debido al movimiento telúrico:

“Aviso de emergencia. Peligro de tsunami en la costa. Vayan a zonas altas o tierra firme” (Vía: Sin Embargo)

Como aprendimos en el 2008, cuando un fuerte tsunami impacto prácticamente todo el archipiélago japonés, los tsunamis son fuerzas de la naturaleza imparables poderosísimas y pueden llegar a amplias zonas del mundo; por lo mismo, se lanzó una alerta, también, para las costas de Oregon, Washington, California e incluso Hawaii. Sin embargo, ésta se levantó a las pocas horas. (Vía: El Financiero)

La alerta para las costas de Alaska y Canadá siguió activa hasta hace un par de horas.

Residentes de varias ciudades de Alaska narraron cómo, primero, llegaron las alertas de tsunami a sus teléfonos celulares y, luego, sonaron las alarmas de la ciudad. La policía, los bomberos e incluso la Guardia Nacional movilizó y redirigió el tránsito y a las personas que acudían a los refugios con maletas y mochilas. Afortunadamente, el tsunami nunca ocurrió y el sismo no registró daños ni víctimas.

Japón, acostumbrado a este tipo de alertas, no se registró ni reportó una advertencia semejante. (Vía: Milenio)

https://twitter.com/AristeguiCNN_Mx/status/955806122555867136

El Tsunami de varios metros de altura que se esperaba resultó no más que olas de menos de 33 centímetros de alto como consecuencia del terremoto. Nada que preocuparse y nada lo suficientemente alto, ni siquiera, para surfear.

Publicidad