El reverso de la medalla: Singapur, líder en informe PISA sobre educación

pak-tee-singapur

Singapur encabeza el informe PISA, que mide los conocimientos de los jóvenes de 15 años, edad cercana al final de la educación obligatoria. En 2015 evaluó matemáticas, ciencias y lectura.

“Entender la educación como una inversión y no como un gasto”afirman las instituciones del país.

El sistema educativo de Singapur, como ejemplo de éxito, lo ha colocado en los primeros puestos del PISA durante los últimos años y también en el Estudio de las Tendencias en Matemáticas y Ciencias (TIMMS, por sus siglas en inglés). (Vía: El País)

Pak Tee Ng, decano asociado y líder del Grupo de Estudios Académicos del Instituto Nacional de Educación del país, habló en un video de Youtube sobre las 3 claves del éxito en su país en lo relacionado con la educación:

  1. “Entender la educación como una inversión y no como un gasto”. Asegura que nunca se han hecho recortes en los presupuestos destinados a educación, “ni siquiera en tiempos complicados desde el punto de vista financiero”, señaló.
  2. “Reclutamos muy buenos profesores y prestamos atención a su desarrollo profesional”.
  3. “El trabajo conjunto para objetivos comunes” entre el Gobierno de Singapur, el Ministro de Educación, las escuelas y los profesores.

Comenta también que las instituciones educativas del país “no se centran tanto en los resultados del informe PISA como en la educación de los estudiantes en las escuelas”(Vía: El País)

El programa Edusave se lanzó en 1993 y constituye la columna vertebral de la educación en Singapur: tiene el objetivo de maximizar las oportunidades para los estudiantes de escuelas financiadas por el Ministerio de Educación, enfocándose en que sus alumnos sobresalgan en “áreas académicas y no académicas”, explica en su página de internet.

La contribución inicial del gobierno al programa fue de mil millones de dólares y se ha incrementado con el paso de los años hasta alcanzar los 5 mil 500 millones de dólares en el año fiscal de 2013.

Su método es centrar la descentralización, aunque suene paradójico, es decir que “Todas las escuelas se alían en unos objetivos comunes, pero se anima a cada escuela a que diseñe un sistema de enseñanza y aprendizaje propio que se adapte a sus estudiantes”. (Vía: El País)