Silvia Romano, su secuestro y su transformación al islam

Silvia fue raptada hace 18 meses por terroristas somalíes
Silvia Romano cooperante secuestrada como católica fue rescatada como musulmana (Imagen: @elperiodico)

Silvia Romano fue secuestrada hace 18 meses por un grupo de terroristas somalíes. Regresó a Italia convertida al islam. Según medios de comunicación, ahora se denomina Aisha.

También te recomendamos: Elaboran lista negra de terroristas en México

En noviembre del 2018 cerca de las siete treinta en un pueblo de Chakama, en el condado Kilifi, en Kenia,  Silvia Romano fue secuestrada por  Al Shabaab, un grupo de extremistas islámicos de Somalia. El grupo Al Shabaab tiene bajo su poderío cerca del ochenta por ciento del territorio de Somalia.

Silvia Romano trabaja con una organización a cargo del cuidado de niños llamada Africa Milele, en ese entonces tenía 23 años. Hasta el momento se sabe que la mujer  se encontraba en el campo cuando miembros de Al Shabaab la secuestraron. Durante el rapto menores de edad y otra mujer resultaron heridos.

Sus secuestradores la mantuvieron cerca de 18 meses; tras diversas negociaciones con los servicios secretos italianos, se acordó la liberación de Silvia Romano. Un portavoz del grupo extremista aseguró que parte del dinero del rescate sería empleado para comprar armas:

Una parte del dinero del rescate (de Silvia) pagado por Italia servirá en parte para comprar amas, que necesitamos cada vez más para combatir la yihad”. “La otra parte del rescate servirá para dar de comer, sanidad y escuelas en las zonas rurales del país“. (Vía: El Periódico)

Aparentemente, el ocho de mayo llegó a la Embajada de Italia en Mogadiscio, posteriormente, voló a Roma. Su llegada a causado polémica debido a que Silvia Romano regresó convertida al islam, portaba un jilbab. La joven declaró:

“He sido fuerte, he reistido, me llamo Aisha y me he convertido al islam”. (Vía: El Periódico)

Miembros de la comunidad no tardaron en emitir sus comentarios contra la joven. La llamaron traidora, vendida e inclusive le dijeron: “que te violen”. Algunos más le preguntaron por qué mejor no se quedó con sus secuestradores. 

Fiscales y ministros han pedido a la población respetar a Silvia y entender su proceso. La madre de la víctima la defendió y recordó a la ciudadanía que su hija pasó secuestrada 18 meses en los que tuvo que sobrevivir y adaptarse a distintas condiciones. Domenico Qirico, un periodista de La Stampa, fue secuestrado en dos ocasiones por grupos del ISIS. En Cuanto este tema comentó:

“A mí me lo ofrecieron. Como prisionero te puede parecer una vía de salvación. Si eres musulmán, el trato podrá ser distinto. Es una tentación fuerte. Y la oferta que hacen es sincera. Ganar un alma es una victoria extraordinaria, más que un millón de euros”. (Vía: El País)

Hasta el momento, Silvia no ha emitido otro comentario acerca de la situación. Las autoridades sólo han reiterado que ella y sus decisiones merecen respeto por parte de la comunidad. 

Con información de: El País