No hay fiscales ni se ha avanzado en la legislación, pero Senado se da (otro) puente

Sin quien dirija las fiscalías anticorrupción de delitos electorales y la General de la República (esa que, eventualmente, remplazará a la PGR), con cientos de leyes en espera y discusiones que tienen que tenerse, el Senado decidió que lo mejor que podía hacer era recetarse un puente de cinco días.

Apenas han pasado dos semanas de noviembre y los senadores se la han vivido de puente en puente: primero, seis días para celebrar el Día de Muertos, luego, este de cinco para conmemorar la Revolución mexicana. Si tú eres de los que tiene que trabajar en casa porque no van a abrir la oficina (pero los pendientes no esperan), de seguro estarás fascinado con la forma como nuestros legisladores trabajan tan arduamente como tú.

Tras la destitución de Santiago Nieto de la Fepade, el Senado debió de comenzar el proceso para elegir un sucesor, no sólo porque la jornada electoral del 2018 ya está en curso, sino (también) porque es lo que les exige la Constitución mexicana, según el académico constitucionalista de la UNAM, Roberto Duque Roquero:

“No veo voluntad de cumplir con su deber; es posible que estemos ante una nueva violación constitucional a cargo del Senado que implicaría que el nombramiento se fuera hasta el próximo año” (Vía: Sin Embargo)

Quizá, más bien, es que los senadores quieren aprovecharse del Buen Fin: se van de puente desde el viernes y regresarán el martes 21, ¿casualidad? No lo creemos.

Después de la controversia (escándalo, más bien) por la destitución de Nieto tras las acusaciones que hiciera contra Emilio Lozoya, el Senado ha evitado… bueno, más bien la Mesa Directiva ha evitado llevar la discusión sobre su remplazo al Pleno.

Otra de los “rebeldes del PAN”, esos que van a misa y se quedan hincados toda la hora. Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva, supuesto panista (pero peleado con toda su bancada menos tres de sus cuates), ha logrado evadir todas las discusiones necesarias para el sistema judicial y acusatorio federal. (Vía: El Universal)

¡Qué más quisiera uno que ser senador! Dejen ustedes el sueldazo, los bonos y las curules (son comodísimas): ¡los puentes!