Se dispara confianza del consumidor en julio, ¿efecto AMLO?

Imagen: Freddy Campos

El INEGI lanzó la cifras del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de julio, mostrando un crecimiento de 14.8 puntos porcentuales respecto al mes anterior, siendo el mayor aumentos del que se tiene registro desde que se comenzó a hacer este estudio en 2001. (Vía: El Financiero)

Este índice se genera a partir de las percepciones económicas de los consumidores, lo que da certidumbre (o no) para que la población invierta o gaste, en vez de ahorrar y reducir gastos. Dentro de las variables que más destacan, las expectativas sobre la condición económica del país esperada dentro de un año respecto de la situación actual registraron un alza de 31.9%.

De manera general, el índice quedó en 101.7 unidades. Para remontarse a un número similar, hay que retroceder hasta 2008, año en el que se alcanzaron 102.3 unidades durante el mes de marzo. Así mismo, este es el incremento más significativo desde febrero de 2017, cuando la economía tuvo una percepción positiva del 13% después del declive de más de 17% en enero de 2017 por consecuencia de los gasolinazos. (Vía: Forbes)

Esta encuesta se realiza durante los primeros 20 días de cada mes, en un ejercicio conjunto del INEGI y Banxico. Por lo mismo, el estudio realizado en julio contempla el tiempo en que fue anunciada la victoria como presidente de AMLO, mismos días en que el peso tuvo un repunte significante en su valor en el mercado de divisas. (Vía: El Financiero)

Tabla: INEGI- Banxico

En un comparativo estacional, respecto a julio de 2017, en 2018 el incremento fue de 17.8%, dejando precedentes para inferir que la combinación de factores, derivados del proceso electoral, pudo haber alterado positivamente la percepción sobre la economía mexicana.

A pesar de la desconfianza de diversos analistas, la victoria contundente de AMLO en las elecciones del primero de julio tuvo un efecto positivo en la confianza para invertir en el país. El repunte del peso, que se ha estabilizado a dos meses de las elecciones, junto a las diferentes proyecciones han hecho que el ICC creciera.

Así mismo, habría que recordar que la confianza del consumidor no es lo mismo que las condiciones económicas reales de un país. Sin embargo, es un buen indicador no solo para la industria local, sino también para empresas internacionales con presencia en México.

Mientras que el ahorro y la reducción de gasto representa incertidumbre, la confianza en economía y una percepción positiva del estatus financiero representan seguridad para que se realicen inversiones en mediano plazo para que se genere deuda en los consumidores y el flujo de los capitales sea continuo. (Vía: INEGI)