Satanistas podrían conseguir aborto libre en Missouri

Missouri es un estado en extremo conservador donde hace unos meses se buscaba que un casero pudiera desahuciar a una mujer de enterarse si había abortado. La ley SB5, aprobada en el congreso estatal pero rechazada en la corte, también permitía que un jefe despidiera a una empleada por usar anticonceptivos. Tanto ese hipotético jefe como ese imaginario casero podían ejercer esa persecución amparados por “sus creencias religiosas”. (Vía: Newsweek)

En ese clima opresivo, lo mejor que podría hacer una mujer es declararse satanista: por ser una religión certificada, obtiene un inusitado beneficio legal: la objeción de consciencia por motivos religiosos. Ahora las mujeres podrían llegar a las pocas clínicas que practican el aborto en Missouri con un discurso preciso: “Mi religión se basa en la razón y por ello no debo ver su propaganda acientífica y deben dejarme decidir ya”. (Vía: Slate)

Mi religión me permite discriminarte

Estados Unidos es uno de los pocos países donde el criterio religioso a veces puede imponerse a las ordenanzas y las leyes. Por años, la objeción de consciencia por motivos religiosos ha sido la carta favorita de los conservadores para justificar su intolerancia.

El caso más emblemático es el del pastelero Jack Phillips quien saltó a la fama tras rehusarse a cocinar un pastel para una boda gay. La pareja demandó al pastelero y este tuvo que pagar una multa, aun cuando había pretextado que no cocinó el pastel “por motivos religiosos”.

Aunque las cortes habían dictaminado que el pastelero puede creer lo que prefiera fuera de su negocio pero dentro de él debía sujetarse a las leyes antidiscriminación, la administración de Trump le otorgó al pastelero de Colorado el derecho a discriminar usando su religión como pretexto. (Vía: Reuters)

‘Este hogar es satanista; no se acepta propaganda’

Tras el embate de la ley SB5 que criminalizaba a las mujeres usando a la religión como pretexto, súbitamente, apenas el congreso rechazó esa ley, empezó un atípico boom del aborto en Missouri. (Vía: NPR)

Hace unos meses solo la clínica de St. Louis de Planned Parenthood podía ofrecer abortos seguros. Ahora al menos otras tres clínicas están por ofertar sus servicios. (Vía: Riverfront Times)

https://twitter.com/chrispic12/status/898029064400842752

A las luchas de activistas pro aborto, aunado a las leyes federales y las controversias resueltas en los juzgados, se ha añadido un actor insospechado de lado del activismo a favor de los derechos reproductivos de las mujeres: los satanistas de Missouri.

Hace una semana en una corte estatal, los satanistas alegaron que las actual leyes en contra del aborto están directamente en contra de su fe. En específico, el templo satanista que interpuso la querella, se opone a que las mujeres interesadas en abortar estén obligadas a ver propaganda acientífica y a que tengan que esperar 72 horas entre su primera y segunda cita para abortar.

A match made in hell

¿Podría funcionar este pleito judicial para que las mujeres que lo deseen y necesiten puedan abortar libremente en Missouri? Sí, sí podría. En 2015 una mujer alegó que los mandatos anti aborto estatales chocaban con sus creencias satánicas.

En aquella ocasión los resultados fueron agridulces; aunque la demandante fue apoyada por la Iglesia Satánica de Missouri, su demanda no prosperó y fue desechada finalmente en 2016 pues la mujer ya nos e encontraba embarazada. (Vía: St Luis Mag)

Pero esta idea que nació en Missouri ha pasado ha otros estados como Michigan, donde la Iglesia Satanista también está tomando cartas en la defensa del aborto libre e informado. (Vía: Daily Beast)

Aunque la moneda está en el aire, es más que probable que pronto a las clínicas lleguen mujeres que tendrán un inesperado aliado en la Iglesia Satánica. Por lo pronto, no pocos creen (a favor y en contra de ambas asociaciones) que la súbita alianza entre Planned Parenthood y la Iglesia Satanista es un match ‘hecho en el Infierno’.