Roban dos casas en las Lomas y los vecinos se acuerdan que viven en la CDMX

Es típico escuchar que, ni con todo el dinero del mundo puede comprarse la felicidad, pero bien podría decirse que, ni con todo el dinero del mundo puede comprarse la seguridad. Lo anterior viene a cuenta pues vecinos de Bosques de las Lomas, una de las zonas residenciales de la CDMX, pese a que cuentan con policías privados, han sufrido una ola de asaltos y extorsiones.

La Asociación de Colonos Bosques de las Lomas, tiene registros de que en los seis meses que van del año, existen 7 denuncias de robo a casa habitación, 25 extorsiones y cero detenidos por estos delitos. Además, estiman que a la semana se viven tres intentos de extorsión y por lo menos uno de robo a casa habitación. (Vía: Reforma)

Vía: Google Maps

Cabe mencionar que las denuncias antes mencionadas corresponden a los vecinos que forman parte de la Asociación, quizá existan más denuncias.

¿Pero, cómo es posible este incremento de la violencia, si las Lomas es una de las zonas más exclusivas de la CDMX, además de estar vigilada por agentes de la PBI y del Cuerpo de Seguridad Auxiliar y Urbana del Edomex (Cusaem)?

Una respuesta podría ser debido a que el Cusaem no existe y si quieren saber por qué, lean nuestra nota 🙂

La otra razón, según testimonios y una denuncia de un vecino de Bosques de Ocotes, parece ser que en el caso de este vecino, el mismo policía encargado de protegerlo de los embates de la violencia, estuvo involucrado en el robo.

Según el diario Reforma, que tuvo acceso a la investigación CI-FCJ/CUJ-1/ UI-15/D/00679/04-20017, una cámara de seguridad captó la imagen de tres de los cuatro delincuentes y sí, aunque usted no lo crea, uno de ellos fue reconocido como uno de los elementos de la PBI que vigila la zona 🙁

Ante la sospecha, la organización de colonos logró que se removiera al oficial.

Sobre las extorsiones, los vecinos cuentan que el modus operandi de los delincuentes, cosiste en adentrarse en la colonia con una camioneta de lujo, porque qué oso y también para no levantar sospechas. Posteriormente se aseguran de que los dueños no estén en sus hogares para asestar el golpe y realizar la extorsión. Frecuentemente, a quienes amenazan son a los trabajadores, pues les dicen que el dueño fue secuestrado o que tiene un problema económico.

Aún no se sabemos si los vecinos levantarán un barricada o si comenzarán a patrullar ellos mimos pero, seguiremos informando.

ANUNCIO