¿Por qué no debemos tomar muy en serio las encuestas de salida?

El día de la elección va a empezar a circular información de distinta índole respecto a los posibles resultados de la contienda, mucha de ella será simplemente información falsa, sin embargo, los medios de comunicación y casas encuestadoras también harán públicos sus ejercicios estadísticos, conocidos como encuestas de salida, los cuales buscarán predecir los resultados antes de que el Instituto Nacional Electoral comience a arrojar información oficial sobre la contienda.

Las encuestas de salida son ejercicios estadísticos que buscan predecir el resultado de las elecciones a partir de inferencias basadas en entrevistas a ciudadanos afuera de las casillas, lo cual no necesariamente representa el voto efectivo depositado en las urnas por el ciudadano.

Hay que aclarar que la información difundida de las encuestas de salida no es oficial, así que debe de tomarse con cautela, sobre todo porque el método de este tipo de ejercicios no es lo suficientemente riguroso como para arrojar información fidedigna.

Recordemos que la única información oficial que tendremos el día de la elección será la proporcionada por el INE ya entrada la noche, es decir, cuando el consejero presidente, Lorenzo Córdova, de a conocer los resultados del Conteo Rápido, el cual mostrará los rangos y las tendencias de votación de cada candidato a partir de la información obtenida de alrededor de 7 mil casillas.

Hay que aclarar que el día de la elección no va a suceder eso con el PREP, el cual va recabando datos de las actas, las cuales van llegando al centro de captura de forma aleatoria. En ese sentido, la única herramienta que tendremos disponible ese día para conocer a un posible ganador será el Conteo Rápido, siempre y cuando muestre un margen de votación que no se entrecruce entre el primero y el segundo lugar.

Finalmente hay que decir que la información proveniente de las encuestas de salida debe de ser tomada con mucha cautela, ya que como señalamos, están basadas en las respuestas de los electores afuera de la casilla, lo cual implica problemas metodológicos en términos de la fiabilidad, ya que el entrevistado, por cualquier razón puede, o no responder o decir una mentira.

Así que no nos queda de otra que ser pacientes ese día y esperar a que el INE empiece a arrojar información oficial, te recomendamos que esa sea la única información que tomes como válida, ya que la información falsa estará a la orden del día y, también es altamente probable que la información de las encuestas de salida no coincidan con la del Conteo Rápido; así que te decimos que el hecho de que no vaya a haber correspondencia entre estas dos fuentes no implica que se trate de un fraude electoral.