El PRI acusa de ‘plagio’ a Anaya y, gracias a eso, tuvimos el pleito más aburrido de la vida

Los candidatos presidenciales están cerca de ya conformar sus campañas para lanzarse rapazmente a la caza de ese puesto que dejará Enrique Peña Nieto. Justamente, Ricardo Anaya protestó finalmente como el candidato de Por México al Frente, con un discurso que nadie entendió bien por qué lo dio, sino hasta que fue acusado de plagio por el PRI y sus secuaces.

Claudia Ruiz Massieu, secretaria general del PRI, no tardó en hacer evidente su molestia con el amado líder panista y subió un video a su cuenta de Twitter donde expuso por qué es un copión. Dentro del video viene una comparativa de las ponencias de Tony Seba y la de Anaya, que son básicamente iguales.

Todo esto nos llevó a una pelea de declaraciones a tuitazos entre varios adeptos panistas y priístas, entre los que destacaron Fernando Belaunzarán y el vocero de Meade, Javier Lozano… y fue la cosa más aburrida, sin chiste y estéril de la red social el fin de semana (tanto como lo es plagiar).

Mientras Belaunzarán, defiendo al Frente, argumentó que se citaba la fuente (de la foto) en la imagen proyectada; Lozano, antes que seguirle al tema del plagio, lo dio por sentado y lo llamó con varios adjetivos llenos de amor a Anaya, para rematar diciendo que son bien pocos quienes le hacen caso.

Después, para seguir con esto, en un evento del PRI, el mismísimo Pepe Meade (ese al que también acusaron de robarle un spot a Justin Trudeau) se burló diciendo que él sí tiene ideas, que por cierto son propias. Y, bueno, por supuesto que este problemita de plagio no procederá a más porque, evidentemente, una estrategia política de desprestigio… como las más que avecinan.

El discurso de Anaya sí es una copia horrenda, que no tuvo ni el más mínimo tacto para cambiar aunque sea un poquito la forma en que abordó el tema el autor original. Ahora, se citó algo en esta ponencia… en una esquina, en una foto, que no era indicativo de que todo lo que se estaba escuchando era propiedad de Seba.

Por otro lado, el PRI también fue acusado de robarse una idea hace poco, de la cual ni siquiera citaron absolutamente nada. Sin embargo, esto es entrar en una pelea completamente estéril. Lo que quería dar a entender Anaya se entendió, aunque de la forma más ridícula y genérica posible, a través de una conferencia que ni siquiera tuvo que pensarla.

El PRI, por su parte, logró golpearlo un poquito con esto, aunque no lo suficiente porque al momento todos saldrán a reclamarle que… ¡pues es el PRI! Las campañas serán, por supuesto, más de esto que se ha visto hasta ahora. Antes que buscar el diálogo con el electorado, se concentrarán en confrontarlos con los partidos que podrían, o no, quitarles su lugar.

Con información de Aristegui Noticias

Por: Redacción PA.