Aunque todavía no hay ningún diputado electo, sus vales ya los esperan

En México, la burocracia tiene atorados a muchos en el régimen de las filas y las salas de espera… a menos que seas parte de esa burocracia. En la Cámara de Diputados, se acaban de aprobar los gastos en vales para gasolina y despensa, aunque tengan un salario fijo, todo esto sin ninguna diputado electo todavía. (Vía: El Universal)

Todos los partidos a penas están conformando sus listas de candidatos para las cámaras parlamentarias mexicanas, sin embargo la rueda tiene que girar antes de que haya alguien la dirija, y aunque esto no tiene sentido en muchos contextos, en el de la política mexicana sí.

Este presupuesto está destinado a que los diputados no tengan que gastar en sus traslados o sus alimentos, pues su trabajo es legislar y proponer, no andarse preocupando por cuánto cuesta el litro de gasolina en la esquina siguiente, y en la que sigue, para que alcance también para las tortillas.

Para el 2018, que incluye el término de la 63 legislatura y los primeros meses de la 64, la Cámara de Diputados aprobó recursos por 264 millones 749 mil 703, que nos da un total de 529 mil 500 pesos por cada diputado al año; o lo que es lo mismo: 1 mil 450 pesos AL DÍA para gastar en comida y gasolina.

Este nuevo presupuesto supera por algunos milloncitos al de 2017, pues ante la liberación de los precios de la gasolina, todos acordaron en dar más recursos para que esto no los afecte y, por supuesto, esto es además de su salario corriente que no es, precisamente, bajo. (Vía: Radio Fórmula)

Claro, la gente que se dedica a la administración de este gran buque llamado México tiene derecho a solventar sus gastos básicos, pues los traslados que hacen son largos y son viajes oficiales… sin embargo, ya reciben un salario, el cual no se ve tocado en lo más mínimo, pues hay que sumarle el más de medio millón del que disponen anualmente solo por existir en esa cámara.

Aunque todavía no hay ningún diputado electo, vales ya los esperan

Las partidas presupuestarias siempre serán un tema qué revisar en México, pues los salarios que reciben los políticos mexicanos son lo suficientemente escandalosos para que tengan que pensar a diario en qué gastarse casi 1 mil 500 pesos (más de una quincena de alguien que gana el mínimo), si en una comidita o la premium para sus camionetitas.

Mientras, afuera la inflación y la depreciación del peso hacen complicado comprarse hasta una orden de pastor.

Por: Redacción PA.