ANUNCIO

Según Meade la alternancia provoca violencia: mentira

José Antonio Meade tiene bien los datos pero su interpretación es equivocada

El 28 de diciembre, el precandidato del PRI, José Antonio Meade, señaló que cuatro de los cinco estados donde “más ha crecido la violencia”, son gobernados por la Oposición, mientras que donde “más ha caído”, cuatro de los cinco estados son gobernados por el PRI.

Sí, es un comentario ambiguo, pues no delimita una fecha ni aclara en qué crímenes se fijó para dar esa declaración.

Si uno toma en cuenta las cifras más recientes del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), lo que Meade dice es una mentira.

Para empezar, haciendo un comparativo de las cifras de enero a noviembre del 2017 con las del mismo periodo del 2016, sólo en cinco estados se vio una reducción de homicidios dolosos –entendiendo a éstos como “la violencia”. Es decir, cuando dice “donde más ha caído (la violencia)” está implicando que en más estados hubo una reducción, cosa que no es cierta. Se puede ver que lo bueno en este año se puede contar con los dedos de las manos.

Los estados donde los homicidios dolosos bajaron son: Campeche (18%), Yucatán (10%), Durango (4%), Michoacán (3%) y Estado de México (1%). De éstos, tres –Campeche, Yucatán y el Estado de México– están gobernados por el PRI, mientras que Durango es una entidad panista y Michoacán es del PRD.

Según las cifras del SNSP, los territorios federativos donde más creció “la violencia” son Nayarit, donde el aumento fue de 445%; Baja California Sur, que vio un alza de 191%; Aguascalientes, con 117%; Quintana Roo, donde subió 107%; y Baja California, con el 83%.

Sí… pero no

Todas estas entidades son actualmente gobernadas por el PAN, lo cual es contrario a lo que dice puntualmente Meade, pero que de alguna forma le ayuda a su declaración. Sin embargo, hay un pequeño detalle que deja de lado el precandidato tricolor y es que de todas estas entidades, tres fueron gobernadas por el PRI en la administración previa.

En Aguascalientes gobernaba Carlos Lozano de la Torre, quien concluyó sus seis años de gobierno el 30 de noviembre del 2016. Hacia el final de su administración, enfrentó acusaciones por uso de recursos públicos para promocionar su imagen en tiempos de precampaña, en el 2016, y presuntamente intervenir en comicios locales. (Vía: Reforma)

El ex gobernador priista de Aguascalientes Carlos Lozano de la Torre

El ex gobernador de Aguascalientes Carlos Lozano de la Torre.

Antes del panista Antonio Echevarría, quien ganó las elecciones de gobernador en 2016, Roberto Sandoval era el mandatario de Nayarit. Las acusaciones contra este político no son únicamente por temas electorales.

El ex gobernador, a quien Estados Unidos le suspendió la visa en septiembre de este año, se le ha acusado de enriquecimiento ilícito y nexos con el ex fiscal de Nayarit Édgar Veytia. Si no recuerdan a Veytia, el “fiscal de hierro” y allegado de Sandoval fue detenido en Estados Unidos en marzo, acusado de narcotráfico. Previamente lo habían denunciado por crimen organizado, despojo de inmuebles y fraude. (Vía: Proceso)

Hugo Ismael Sánchez Sandoval, sobrino del ex gobernador, fue ejecutado en septiembre. Fue señalado como operador de Sandoval y supuestamente se encargaba del cobro de “comisiones” a las empresas seleccionadas para la realización de obras públicas.

Roberto Sandoval aplicará un Duarte saliendo

Roberto Sandoval, ex gobernador de Nayarit.

Apenas en agosto del 2017, ciudadanos denunciaron ante el congreso de Nayarit que fueron víctimas tortura, despojo, secuestro, fraude. Acusaron a Sandoval y Veytia de ser los responsables. (Vía: Aristegui Noticias)

Ahora, Roberto Borge es el ex gobernador de Quintana Roo. El también es del PRI y a su administración le siguió la del actual mandatario panista Carlos Joaquin González.

Borge es uno de los ex mandatarios priistas –como Javier y César Duarte– que en la administración de Peña Nieto han brillado por su corrupción. El ex gobernador fue detenido el 4 de junio en Panamá, tratando de tomar un avión a París, y será extraditado a México en enero. El 3 de junio un juez en México había ordenado su captura por la adquisición con prestanombres de terrenos del Estado a precios subvaluados.

roberto borge, extradición, panamá, borge detenido, pgr borge, exgobernador

Robeto Borge detenido en Panamá.

El ex gobernador es imputado por los delitos de peculado, desempeño irregular de la función pública y aprovechamiento ilícito de poder. Además, supuestamente es responsable del icónico caso del asesinado Héctor Casique, quien fue torturado durante 30 horas para firmar una confesión donde admitía ser un líder de Los Zetas. (Vía: Reforma)

¿Vamos a jugar con falacias?

Entonces, si Meade acusa a los gobiernos de oposición de no poder controlar la situación de seguridad en sus respectivas entidades, no hay que perder de vista que varias de éstas son una herencia de administraciones que destacaron por la opacidad y corrupción.

Tampoco dejemos de lado que los estados donde Javier Duarte y César Duarte –que no están emparentados– gobernaron están hundidos en “la violencia”. Veracruz, donde mandó “Javidú“, vio un incremento del 34% en “la violencia”.

El caso de Chihuahua no es muy distinto. Ahí, donde gobierna el panista Javier Corral tras el mandato del priista César Duarte, el aumento de “la violencia” fue del 26%, según las cifras del SNSP entre enero y noviembre, comparadas con las del mismo lapso del 2016. Y no sólo eso, sino que en días recientes se ha destapado un cochinero de corrupción, que incluye desvíos millonarios a las campañas priistas (algo que no es exclusivo de la entidad).

Meade y el ex gobernador Javier Duarte

Meade y el ex gobernador Javier Duarte.

Pero ahí no se acaba lo que se puede decir de la declaración de Meade, pues una parte de la alternancia en las entidades como Veracruz, Nayarit, Quintana Roo, Durango, Nuevo León y Tamaulipas podría ser a raíz de los votos de castigo por la situación en la que los gobiernos priistas tenían a las entidades. Es una cuestión que Meade debería de tener clara en su campaña… ¿Por qué han habido cambios de partido a nivel estatal y nacional, corrupción, inseguridad, una mejor oferta por parte de otros partidos?

¿Será que de alguna manera el precandidato está culpando por la inseguridad a los mismos votantes que ya no quisieron apoyar al tricolor en las entidades?

Eso que dijo Meade, queridos lectores, se llama falacia. Si el aspirante a la Presidencia va a estar soltando acusaciones donde determina que la violencia escala por la alternancia, se necesita mucho más que simplemente comparar las cifras de inseguridad.

ANUNCIO
ANUNCIO