INE obliga a Mikel Arriola a retirar spot contra Sheinbaum por calumnioso

La campaña agresiva de Mikel Arriola encontró un obstáculo: él mismo. Después de publicar un spot publicitario en el que se enumeran razones para no votar por Claudia Sheinbaum, el INE le obligó a retirarlo, pues contiene elementos calumniosos, que están prohibidos por la regulación electoral.

Este promocional comienza con una acusación un tanto extraña, donde una persona dice que no votará por ella por su soberbia (?). Pero también va avanzando poco a poco, a dejarle caer acusaciones por ser ella la responsable del derrumbe del colegio Rébsamen o ser la “reina del narcomenudeo”.

Por todo esto, y las demás opiniones (actuadas) que contiene el video, el INE consideró que se trata de un video que viola la norma de propaganda electoral, que sigue siendo muy vaga para interpretar ciertas cosas.

La calumnia, en este caso, le imputa cargos por delitos que no cometió o no está acusada de ello, por lo que constituye un elemento desinformativo y que puede modificar la percepción del electorado bajo elementos apócrifos.

Sin embargo, Mikel y su equipo de campaña, solo tendrán que bajar este spot de medios tradicionales, es decir: radio, televisión, espectaculares, carteles y medios impresos, dejando abierta la posibilidad de existir en redes sociales.

No se entiende bien la razón de no retirarse de los medios digitales, donde se sabe que puede vivir sin ser reproducido por su emisor original. La calumnia queda clara en todo momento y es factible que modifique la figura pública de Claudia Sheinbaum a partir de acusaciones y de imputaciones falsas o incomprobables.

La regulación y legislación de propaganda electoral a través de redes sociales es vaga e inconcreta. Existen muchas lagunas, pues deja abierta la posibilidad de que cualquier persona, no solo los partidos y candidatos, puedan participar de esta propaganda sin necesidad de ser parte del presupuesto designado para eso.

Así mismo, no existen penalizaciones para estos medios por la misma razón, que debería ser acotada por el INE, siendo que el 60% de los hogares mexicanos cuentan con conexión a Internet y pueden acceder a este tipo de contenidos.

La campaña de Mikel Arriola ha buscado convencer a una CDMX conservadora, que no ha dejado de existir y que se ha notado al aparecer muy cercana al segundo lugar en preferencia electoral durante las campañas.

La estrategia priísta ha sido recurrir a la confrontación a través de un discurso que promueve la derogación de derechos constitucionales innegables para cualquier ciudadano, como el matrimonio igualitario y la interrupción legal del embarazo.

Con información de Aristegui Noticias