Gritos, golpes y zapatazos en mitin de AMLO en Pachuca

La recta final de la campaña de Andrés Manuel López Obrador parece que no terminará en paz. En su evento público en Pachuca, Hidalgo, alrededor de 20 jóvenes se enfrentaron a golpes con los simpatizantes de Morena.

Según reportan, estos llegaron a gritarle a López Obrador, mientras este estaba dirigiéndose a los asistentes, “fuera Sosa”, en referencia a los hermanos Gerardo y Damián Sosa, ex integrantes de el PRI, que ahora forman parte de la coalición Juntos Haremos Historia.

El candidato tabasqueño atendió sus quejas (aunque un poco ignorándoles) y les explicó que ya los había escuchado, pero que no fueran tan insistentes:

“Ya los oí, ya los oí, dicen ‘fuera Sosa’, pero no sigan todo el acto porque voy a pensar que los mandó Fayad o que los mandó Osorio Chong” (Vía: Reforma)

Después de ser aludidos, cambiaron su consigna a “AMLO sí, Sosa no”, pero poco a poco la confrontación pasó a ser más intensa, pasando a los golpes entre estos y los que querían escuchar amablemente lo que el líder morenista tenía para decir.

El mismo tabasqueño buscó calmar los ánimos, recordándole a todos que no tenían que ceder a las provocaciones de estas 20 personas, pero como las emociones siempre pueden más, todo terminó en una pelea registrada por todos ahí.

Sin embargo, por el mismo desequilibrio numérico, terminaron por ser sacados del evento público entre rechiflas, aunque ya sin agresiones físicas.

Obrador reconoció a los que no se engancharon y no participaron de la pelea, pero también defendió a los agredidos. Algunos asistentes refirieron que estas personas fueron enviadas por Omar Fayad, actual gobernador de Hidalgo.

El mismo AMLO buscó echarle la bolita al gobernador, expresando que es un gobernador muy arbitrario y solicitándole que se mantenga al margen de la contienda electoral. (Vía: El Universal)

La crítica, por otro lado, es entendible y ha sido el principal argumento para confrontar el discurso de la coalición que formó Morena: la mayoría de sus integrantes fueron parte de otros partidos, que en algún momento criticaron duramente al experredista.

Así mismo, se entiende que Morena, como un grupo nuevo, no tenga políticos profesionales propios, siendo estos parte de la vida política mexicana durante largos años, evidentemente a través de otros partidos.

Los casos más representativos pueden ser los de Gabriela Cuevas y Manuel Espino, por parte del PAN, que en las anteriores administraciones panistas fueron duros defensores del panismo y críticos de AMLO.

Por parte del PRI, existen varios nombres como Napoleón Gómez Urrutia o Manuel Barlett, que representan una facción muy tradicional del priismo de finales del Siglo 20.