Candidata a Gobernadora de Guanajuato hace campaña… sin salir a la calle

La candidata Bertha Solórzano, contendiente del Partido Nueva Alianza por la gubernatura de Guanajuato, ha emprendido su campaña… aunque parece que prefiere ahorrarse la fatiga que implica una.

Sus colegas han denunciado que la exprofesora ha dedicado todo su esfuerzo a una campaña digital y ha olvidado los actos públicos y las caravanas como todos sus contrincantes han hecho, que es la clásica forma de hacer proselitismo.

Desde que el 30 de marzo arrancaron formalmente las campañas, solamente ha tenido tres actos públicos en dos diferentes municipios, contra la competencia de los otros partidos, que ya han visitado 18 de las 48 regiones que componen Guanajuato.

Contrario a eso, sus redes sociales han estado más activas y es donde se ha volcado su tiempo y recursos, seguramente. Concentrar ahí los esfuerzos no está mal, y debería ser un nuevo medio a explotar por las campañas electorales y los partidos políticos (con su debida regulación por parte del INE). Sin embargo, el contexto sigue siendo insuficiente para apoyar esto como único camino.

Según datos del INEGI, solo el 24.7% de los hogares en Guanajuato tienen conexión a Internet, por lo que Bertha Solórzano solo estaría llegando, máximo, a ese porcentaje de la población; otro dato relevante, es que solo el 10% de los usuarios de Internet son menores de edad, por lo que el público al que se dirige es el objetivo para una campaña electoral. (Vía: INEGI)

De cualquier manera, apostar solamente por una forma de hacer campaña es limitarse a la posibilidad de contender por el puesto. Es cierto que las posibilidades de Nueva Alianza de ganar son pocas, pero desecharlas solo porque sí no da precisamente un buen mensaje como organización política.

Gráfica: INEGI

Apuntar hacia el mercado digital será importante en el desarrollo y evolución del mundo electoral, que tendrá que replantearse con casos icónicos como el caso  Cambridge Analytica donde se vio comprometida la información de millones de usuarios de Facebook para su uso con fines electorales.

También resulta complicado que alguien quiera gobernar un Estado sin salir a conocer las condiciones reales de la gente que vive el día a día de la entidad fuera de redes sociales y la vida digital, que muchas veces no corresponde a la realidad.

Con información de El Universal