Pedro Ferriz de Con se une a la campaña de Anaya

El periodo electoral ha sido un viaje largo y arduo para muchos, pero está por llegar a su fin. Los resultados parecen cerrarse y definirse a menos de un mes y por eso todos buscan, también, cerrar filas como Pedro Ferriz de Con, que se unió a la campaña de Ricardo Anaya.

Bueno, andar alardeando que se unió es un decir, porque así lo expresó él, pero en realidad solo explicó que va a votar por él. Pero como el horno no anda para bollos, Ricardo Anaya respaldó el respaldo que Ferriz de Con le brinda.

El (¿ex?) periodista manifestó su apoyo después de notar que no queda mucho tiempo para que se realicen las elecciones. Para él, las otras dos opciones no son para nada viables y el menospior es Anaya, no es precisamente porque de verdad quiera hacerlo.

A esto, el candidato del Frente respondió e intercambió tweets aduladores para agradecer la muestra de apoyo de un candidato a ser candidato independiente, que se quedó lejísimos de lograr lo que el Bronco y Margarita sí (con trampas, además de todo).

El panorama para los partidos y coaliciones que compiten en esta elección está quedando claro. Mientras el Bronco se divierte jugándole al candidato reaccionario, Meade y Anaya ven cómo Andrés Manuel López Obrador se aleja en las encuestas de intención de voto.

Para muchos, solo Anaya puede acercarse al candidato de Morena y tres veces contendiente por la presidencia. El discurso de voto útil se ha estado escuchando últimamente en razón de todos esos que no quieren, realmente, ver a AMLO ganar la elección.

Gráfica: Oraculus

Sin embargo, este argumento es totalmente utilizable cuando la ventaja no es de más de 50%, pues en ese caso sí representaría una mayoría relativa y no una absoluta. Hoy, Juntos Haremos Historia ostenta, en el Poll of Polls de Oraculus, una variación de entre el 44 y el 51%.

No es un hecho que este “arroz ya se coció”. Ejemplos sobran para demostrar que los instrumentos y herramientas de medición electorales pueden fallar. Las encuestas no determinan el voto final de los electores, son simplemente termómetros de intención de voto, justo como refiere su categorización.

Gráfica: El FInanciero

El ejemplo más notable es el Brexit, que tuvo que definirse en las casillas, a pesar de que en encuestas muchos mostraban su rechazo a abandonar la Unión Europea. Lo que sucede en la casilla electoral es lo que define el voto, no las encuestas (aunque claro que sí influyen).

Por otro lado, también es un hecho que la ventaja de AMLO sobre los dos candidatos más cercanos es exagerada. Incluso, sumando sus porcentajes (en las encuestas más recientes de Reforma El Financiero) no logran superarlo o alcanzarlo.

Ojalá los, aproximadamente, 17 simpatizantes de Ferriz de Con logren hacer un contrapeso.

Con información de El Financiero