Fepade, INE y hasta el IFT sí van a investigar llamadas contra AMLO

Luego de que las llamadas automatizadas contra López Obrador se salieran de control, la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales (Fepade), el Instituto Nacional Electoral (INE) y hasta el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ya dijeron que van a investigar el caso por las múltiples violaciones que se están cometiendo.

El pasado martes te estábamos informando de las ya miles de denuncias de llamadas automatizadas que intentaban una ‘campaña sucia’ contra el candidato de la alianza ‘Juntos Haremos Historia’, Andrés Manuel López Obrador. Entonces, la Fepade y el INAI nos dieron una guía para denunciar las llamadas.

Ahora, con las denuncias incrementándose (ya le marcaron hasta al consejero del INE, Ciro Murayama, y a Beatriz Müller), las instituciones electorales han declarado que sí van a investigar las llamadas. (Vía: El Financiero)

La Fepade justifica la investigación ya que se trata de un “acto de proselitismo” ajeno a lo establecido y previsto en la ley electoral; el INE considera ejecutar un “procedimiento especial sancionador” (una especie de investigación exprés con diferentes caminos legales) para solucionarlo de la manera más pronta y efectiva y, para eso, requerirán el apoyo de la IFT para la identificación de los teléfonos desde donde se han hecho las llamadas automatizadas.

Es un procedimiento especial sancionador, así que a través de la Unidad de lo Contencioso Electoral se despliegan las investigaciones y en el momento en que se registre se hará del conocimiento de la Sala Especializada” (Vía: El Financiero)

Hasta el momento, nadie sabe si las llamadas siguen una base de datos o son a números aleatorios: la diferencia, además de grave, cambiaría por completo la forma como sería investigado el caso y las posibles repercusiones que traería para los involucrados.

Desde la campaña de López Obrador, Santiago Nieto, ex titular de la Fepade, está señalando que se trata de un ejercicio semejante al utilizado en el Estado de México en las elecciones estatales del año pasado y al de las elecciones estadounidenses en el 2016, sin embargo, hasta el momento no hay pruebas de que eso esté ocurriendo.