Eruviel se quiere subir al mame y lo hace mal: ‘650 mil porteros cuidarán victoria de Meade’

La campaña de José Antonio Meade está levantando… o eso cree él. En un evento en San Luis Potosí, Eruviel Ávila dijo que ya tiene a 650 mil porteros para cuidar la victoria del candidato del PRI, lo que nos deja muy confusos.

El exgobernador del Estado de México dejó claro que está preparado para que el primero de julio haya una elecciones limpias, bien habidas, en las que su candidato ganará, como prevé que suceda en San Luis.

“650 mil porteras y porteros que van a defender el voto del PRI en las casillas; los priistas no queremos ningún voto mal habido, vamos a ganar con la ley, con la razón y con una gran movilización porque tenemos a los mejores candidatos de todo el país” (Vía: La Jornada San Luis)

Ávila fue de los primeros en apoyar la candidatura de Meade al frente del PRI. En ese tenor ha seguido como uno de sus coordinadores de campaña y parece ir ignorando los contrapesos y las dificultades que tienen, estadísticamente, de cara a las elecciones de este año.

Solo faltan dos semanas para que se definan los votos en las casillas y el PRI no ha logrado despuntar ni siquiera al segundo lugar en la mayoría de las encuestas (aunque él dice que en una ya pasó a Anaya).

En el agregador de encuestas Oraculus MX, en su herramienta ‘Poll of Polls‘ (que integra todas las encuestas circulando), no existe alguna que lo muestre como segundo lugar, al menos hasta el 12 de junio.

Gráfica: Oraculus MX

Por otro lado, asumirse vencido no es una estrategia que parezca ser tampoco conveniente. El camino que ha seguido esta campaña es situarse en lugares con mayoría priísta para demostrar un apoyo que no es generalizado fuera de esos círculos.

Por otro lado, se ha acusado al PRI, a través de la plataforma Democracia sin Pobreza, de ser el partido con más denuncias para la compra de votos de cara a las elecciones.

Si bien parece que Eruviel no comprende de todo el fútbol con su comentario de los 650 mil porteros (en referencia a los visores electorales del partido), también el prometer una elecciones limpias de parte del PRI no parece una frase que pueda sostenerse en la realidad.