Todo lo que pasó en el surreal debate de candidatos por la alcaldía de Monterrey

El periódico El Norte organizó un debate para que los candidatos a alcalde de Monterrey discutieran sus propuestas. Sin embargo, como ya conocemos los debates a la mexicana, esto terminó siendo algo un poquito diferente, pero bastante interesante.

En él contendieron Patricio Zambrano, candidato de Juntos Haremos Historia (sí, de Morena); Adrían de la Garza, del PRI; Felipe de Jesús Cantú, del PAN; y Adalberto Madero, candidato del PVEM.

No fue un debate convencional de los que estamos acostumbrados gracias al INE. Este tuvo participación directa de grupos civiles, que estuvieron en el público del auditorio y pudieron evaluar a los candidatos después de cada una de sus intervenciones.

Precisamente por esto, fue más dinámico y, sinceramente, pudo haber sido uno de los mejores ejercicios democráticos en esta materia… pero, claro, los candidatos se encargaron de llevarse las propuestas entre las patas y convertirlo en una extraña arena de lucha regia.

De la Garza, candidato priísta, aunque dijo que iba a dar sus propuestas y no a enfrascarse en discusiones, también cayó en el juego y contestó a los candidatos del PAN y PVEM cuando fue cuestionado por su administración como procurados regio y por su relación con Rodrigo Medina, exgobernador de Nuevo León acusado de desvío de recursos.


Pero esto no fue lo mejor, entre la confusión que causó a todos que los candidatos pudieran hacerse preguntas entre ellos, tuvimos uno de los segmentos más cómicos, extraños y refrescantes en algún debate político.

Se cuestionó al Pato Zambrano si había recibido algún ofrecimiento del PAN para bajarse de la contienda… lo que confirmó, confrontando directamente a Cantú, al que acusó directamente de, en efecto, haberle ofrecido dinero y trabajo a cambio de su renuncia. Sin embargo, el panista lo negó, a pesar de que el candidato de Morena dijo tener videos y audios de dicho encuentro.

También Zambrano fue atacado por Adalberto Madero, quien lo felicitó por no haberse equivocado jamás en toda su trayectoria… sencillamente porque nunca en su vida ha hecho nada, según sus propias palabras.

Zambrano se defendió de la manera más curiosa posible: dijo que él había sido el responsable de que los Tigres fueran campeones, con lo que también exigió a los seguidores del equipo de fútbol que votaran por él.

Hubo cuestionamientos sobre negocios de table dance, de narcotráfico, vialidades, hebillas del cinto… todo lo necesario para preguntarnos una vez más ¿qué pedo con los debates en México?

Con información de El Norte

Por: Redacción PA.