¿Cuánto cuesta liquidar a los partidos ‘chiquitos’?

Ya lo sabíamos: Partido Nueva Alianza y Partido Encuentro Social se quedarán sin registro. El INE lo anunció y también explicó que ambas entidades entraban en proceso de liquidación a falta del término de resolución de impugnaciones. Entonces la pregunta que queda es: ¿de a cuánto el golpe y por qué tan caro?

Esto significa que a partir del 31 de agosto, en casi de que jurídicamente no logren un milagro, comenzarán a desaparecer lentamente a través de la burocracia de la legislación de partidos políticos.

Es oficial: PES y Panal se quedan sin registro

El proceso de liquidación depende de las deudas que tenga el partido, así como los bienes que dispuso a través de su presupuesto oficial y otros rubros como sueldos e infraestructura del partido.

La pérdida del registro implica que los partidos tengan un interventor para que este cobre lo que el partido dispone por ley y que regrese lo que le pertenece al INE… como sus privilegios de organización política, que ninguno de sus candidatos electos o de representación proporcional tendrá una vez se disuelva.

Aunque esto suene tranquilo y parezca que se resuelve con un simple cheque a nombre del interventor… no es así. Estos dos no son los primeros que entran en ese proceso bajo el mismo esquema. El Partido Humanista (ese con el que Marco Rascón compitió por la CDMX) lleva tres años en liquidación.

Este no es un problema para el partido, que en realidad ha visto cierto beneficio a pesar de ya no existir. Como institución política existió solo un año para competir por elecciones; perdió el registro y ahora su proceso de liquidación sigue en el aire.

Así mismo, la liquidación fiscal que el INE tiene que entregar al interventor subió de 37 millones a 60.4 millones, simplemente por lo tardado del proceso y por un mal manejo del sistema fiscal electoral.

El mal proceso no ha sido, directamente, responsabilidad del INE sino del interventor que se designó. Por eso se espera que, ahora, con el equipo que se plantea implementar para el mismo fin no suceda lo mismo.

Los partidos gozan de un presupuesto asignado del dinero público de recaudación fiscal. Esto tiene muchas razones, pero la más importante es que no haya conflicto de intereses en el financiamiento de las entidades políticas (aunque eso no evita que suceda del todo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por ello, toda deuda que contraigan es, en estricta medida, también de origen público. Por ello, los contratos que tengan o tuvieran los partidos, así como el mal manejo que su pudo haber hecho al interior, tiene que ser resuelto por el INE, el interventor designado y el equipo que integre el proceso.

Con informacion de Reforma

Por: Redacción PA.