Como cada elección, toneladas de propaganda electoral a la basura

El fin de las campañas y el día de la elección significan varias cosas, pero principalmente: puedes descansar de spots y de toda la propaganda que hay en la calle, pero por supuesto, esta tiene que ir a algún lado para que dejes de verla.

Todos los materiales que son usados para la propaganda electoral tienen que ser retirados para cumplir con la misma veda electoral, pero también tienen que ser tirados… porque ya no se pueden usar para otras elecciones. (Vía: La Jornada)

El retiro de toda la propaganda oficial tiene que ser hecha por los partidos, que no lo hacen porque el miedo no anda en burro, por lo que los sistemas de recolección de basura de cada ciudad tienen que dedicarse a ello.

Tan solo en la CDMX, se han retirado casi 10 toneladas de carteles, espectaculares, panfletos, volantes, mantas, lonas y demás productos que están considerados como propaganda electoral y que tienen prohibido circular por las calles del país desde el día de ayer.

Pero no todo está tan perdido. A diferencia de las elecciones de 2012, esta vez se redujo la cantidad de propaganda física en las calles. Según la fundación México Sustentable, la reducción fue de aproximadamente el 10%, debido a medidas de propaganda, además de la diversificación de las estrategias de campaña. (Vía: Excélsior)

Gracias a que también se ha invertido en publicidad a través de Internet, los partidos políticos no hicieron un gasto tan importante en los métodos tradicionales, pero de cualquier manera, la reducción no es tan significativa.

Aunado a esto, se estima que los materiales y los procesos con los que se producen esos objetos propagandísticos tardan alrededor de 80 años en degradarse, por lo que la basura de 2018 estará siendo residuos hasta dentro de 13 elecciones, para las que esperamos ya no se tenga esta cantidad de basura electoral. (Vía: La Vanguardia)

De todos los partidos políticos, solo el Partido Humanista hizo propaganda con materiales sustentables, todos los demás lo hicieron bajo los procesos regulares, con plásticos y papeles de la misma manufactura.

Así mismo, son cada vez más partidos los que compiten, además de los candidatos independientes, que tienen derecho a utilizar presupuesto para propaganda.

Estos no escatiman en recursos en propaganda de este tipo. Es evidente que la publicidad a través de Internet puede solucionar esto, pero solo un poco. Buscar el voto, bajo las condiciones de México, tiene que seguir haciéndose a través de estos métodos.