Así van las gubernaturas que sí están competidas

La mayoría de las elecciones que se realizaron en México el primero de julio se definieron claramente. En casi todo el territorio Morena encabeza las preferencias, seguido del PAN, pero en Puebla y Yucatán aún están por decidirse.

En el caso de Puebla, la lucha está entre Martha Erika Alonso, candidata de Por México al Frente, esposa del actual gobernador poblano; y Miguel Barbosa, candidato de Juntos Haremos Historia, que llegó a competirle al PAN uno de sus Estados clave.

Desde el día de ayer, las encuestas de salidas y el conteo rápido no parecían decidir un ganador claro, aunque la ventaja siempre ha estado, de manera estadística, del lado de la panista.

Hasta el momento, se han contabilizado en el PREP de su instituto electoral el 96.8% de las actas de la entidad. Al momento, Alonso tiene 38% de los votos, mientras que Barbosa va un poco detrás con 34.2%.

Esta distancia se acorta o se amplía conforma llegan las actas al cómputo. La diferencia en votos es de poco más de 100 mil, que corresponde a 4%. A falta de que se ingresen datos de el 3.2% de casillas restantes, el resultado es incierto, pero la tendencia indica que Alonso dará continuidad al proyecto que comenzó Rafael Moreno Valle.

Gráfica: INE

Por su parte, Yucatán es el único Estado donde Morena no está en la contienda por el primer o el segundo lugar. Ahí puede que sea el único lugar donde el PRI logre ganar una gubernatura, pero aún falta esperar el final de PREP y los conteos distritales.

Hasta el momento, sigue a la cabeza Mauricio Vila Dosal, candidato de Por México al Frente, seguido de Mauricio Sahuí Rodríguez, de la coalición que integra PRI, PVEM y Panal.

El panista tiene el liderato por muy poco con 39.5% de los votos, mientras el priísta tiene hasta el momento 36.3%. La diferencia es de tan solo 3.2% porcentuales y el avance del PREP es de 78.8% de actas computadas.

Esta es la última oportunidad para el PRI para no quedarse en ceros en gubernaturas, mientras que para el PAN, PRD y MC significa consolidarse como la segunda fuerza política en el país, detrás de Morena.

Gráfico: IEPAC

Ahí mismo, el PRD está por perder el registro como partido en el Estado, pues no ha logrado superar el porcentaje mínimo requerido para esto, con a penas 1.8% de los votos hasta el momento.

A esta elección le hace falta un poco más para que se contabilicen los votos y sigue siendo factible que la tendencia hasta el momento cambie. Esta elección podría ser la primera en que el partido más antiguo de México se quede sin ganar una elección estatal.

Con información de IEE e IEPAC