Un periodista de Guerrero fue intimidado por hombres armados; culpa al gobernador

El pasado 15 de noviembre, alrededor de las 20:00 horas, Zacarías Cervantes, de El Sur, caminaba hacia su vehículo en las calles de Chilpancingo, Guerrero, cuando siete sujetos, algunos armados, lo interceptaron.

Uno de ellos le dobló el brazo y lo obligó a mirar hacia abajo mientras un segundo le quitó las llaves de su carro y con otros comenzaron revisar el automóvil y su cartera.

“¿Nos lo llevamos?”, dijo uno que hablaba por teléfono mientras se realizaba la inspección, según el relato de los hechos que hace la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG).

Zacarías Cervantes (derecha) fue intimidado por sujetos armados.

El reportero les señaló que no tenía dinero, pero que si querían podían llevarse el auto, a lo que uno de ellos respondió: “No queremos su pinche dinero”, de acuerdo al recuento que Cervantes narró a Artículo 19.

Sin decir nada más, los agresores le quitaron su celular y se fueron.

La sumisión duró unos 20 minutos y el periodista permaneció agachado durante un rato más. Los sujetos dejaron en el asiento del copiloto un ejemplar de El Sur de la edición del 14 de noviembre.

Este estaba abierto en una página donde se publicó la nota “No se investiga el asesinato de Ranferi Hernández, denuncia su organización”, de la cual Cervantes es autor, según la narración que le hizo el mismo reportero a El Sur.

Ranferi Hernández fue asesinado. Encontraron su cuerpo en el interior de un vehículo en llamas.

Ranferi Hernández Acevedo, ex presidente estatal del PRD y fundador de la Organización Indígena Campesina Vicente Guerrero, fue asesinado el 15 de octubre después de que salió de Ahuacuotzingo rumbo a Chilapa. Los cuerpos de Hernández, su esposa, su suegra y su chofer fueron hallados en un carro incendiado en la carretera entre ambas comunidades. (Vía: El Sur)

El periodista publicó más tarde en la noche del 15 de noviembre que había recibido el mensaje del gobernador y que esperaba que su cobardía no fuera más lejos.

“Es evidente que la agresión en contra de nuestro compañero no se trata de un asalto, sino de un acto de intimidación premeditado, planeado desde el poder para silenciarlo”, sentenció la APEG en un comunicado.

Además denunciaron que se vive otro momento “ominoso” provocado por “este gobierno ineficaz” en su labor para brindarle seguridad a la ciudadanía. En el aviso también hacen responsable al mandatario de Guerrero, Héctor Astudillo, por cualquier tipo de agresión o amenaza en contra de Cervantes.

En tanto, Artículo 19 señala que durante el primer semestre del 2017 se registraron 23 agresiones contra periodistas, como el asesinato de Cecilio Pineda el 2 de marzo. A estas se suma un intento de homicidio el 24 de agosto contra Alejandro Guerrero, también reportero de El Sur.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero emitió un comunicado en el cual rechazan la agresión contra Zacarías Cervantes y exhortó al periodista a presentar una denuncia por los hechos. Además subrayó que este tipo de acontecimientos son atendidos por la Fiscalía Especial para la Investigación de Delitos Cometidos contra Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la FGE.

“Es lamentable que se formulen señalamientos y juicios sin sustento contra el Ejecutivo del Estado”, dice el aviso en su conclusión de la dependencia estatal. “Las denuncias sin fundamento caen en terrenos ajenos a la verdad”.

Artículo 19 aclara que las agresiones contra los periodistas –la de Cervantes y las registradas en el año– ocurren pese a las medidas que Astudillo presentó en mayo para proteger al gremio y garantizar la libertad de expresión.