Réplica de 6 grados sacudió CDMX de madrugada

A las 00:56 del lunes 19 de febrero (sí, a exactos 5 meses del temblor más devastador que se haya sentido en la CDMX en las últimas décadas) se registró un fuerte sismo de magnitud 6 que interrumpió el sueño de la ciudad.

Este sismo fue una réplica del ocurrido en la tarde del viernes 16 de febrero, de 7.2 grados. A diferencia del temblor del viernes, cuando las advertencias fueron oportunas, en esta ocasión se reportó que algunas alarmas sísmicas de la ciudad no sonaron a tiempo.

Antes de de la 1 de la madrugada del lunes, las calles la Ciudad de México se llenaron de pijamas y el evento sirvió ante todo para calibrar el sismógrafo interior y descubrir si los vecinos usan pijama o no.

El sismo con epicentro en Pinotepa Nacional, Oaxaca, también se sintió en los estados de Estado de México, Guerrero y Morelos; y con menor intensidad en Puebla, Veracruz y Tlaxcala.

Hacia la 1:30 de la mañana, autoridades de protección civil ya habían declarado saldo blanco por el sismo, además de que no se presentaron nuevos daños.

Eso sí, el sismo se prestó para las bromas nocturnas en redes sociales y levantar quejas contra el gobierno por omisiones o agravios relacionados con las alarmas sísmicas y con su actuar en los anteriores sismos. No pocos aprovecharon la ocasión para denunciar por enésima vez que la bocina de la alarma sísmica de su manzana no sirve.

Parece ser que esta réplica sirvió meramente para (como diría Juan Villoro) recalibrar el sismógrafo que muchos mexicanos tienen en el alma; esperemos no usar pronto ese instrumento de medición.

Por: Redacción PA.