Renato Sales, comisionado Nacional de Seguridad: los índices de violencia ‘están contenidos’

Foto real del comisionado Nacional de Seguridad en conferencia de prensa

Como te hemos comentado en varias ocasiones, este año y el 2016 han sido los más violentos en una década: la tasa de homicidios y de enfrentamientos ha sido rebasada por mucho, y parece que ya es costumbre que un grupo delictivo haga bloqueos en comunidades completas sin que nadie haga nada por evitarlo. A pesar de eso, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, declaró que “los índices [de violencia] están contenidos”. (Vía: Milenio)

La jalada respuesta razonada de Renato Sales vino como una reacción a la entrevista que el director de Milenio, Carlos Marín, le hiciera al comisionado estatal de Morelos, Alberto Capella. Capella, quien también fue director de Seguridad Pública de Tijuana, B.C., comentó en el programa de Marín que, de no tomarse medidas urgentes, dialogadas y, por lo menos, que tomen en consideración el mediano plazo, el proceso electoral de 2018 podría llegar junto con una crisis generalizada de seguridad pública. No, a nadie le suena imposible eso… excepto a los que sí.

Junto con Renato, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue; el jefe del grupo parlamentario del PRI en San Lázaro, César Camacho, y el jefe de Coordinación Política del PAN en el Senado, Fernando Herrera, calificaron de “ave de mal agüero”, “mesías del apocalipsis” y planamente “mentiroso” a Capella. (Vía: Milenio)

Cuando todas las estadísticas indican que no hay duda sobre el incremento generalizado de la violencia en el país; cuando cada mañana seguimos despertando con noticias sobre ejecuciones, ataques, enfrentamientos y “choques” en más y más estados de la República, quizá sea momento de dejar a un lado la negación y aceptar que la situación nacional se encuentra lejos de estar “contenida”.

Si bien todavía puede hablarse de “zonas rojas” y no de un país entero en medio de una guerra civil (como fue sugerido por varios a partir de un estudio inglés), quizá también es una “zona roja” el que uno de los principales encargados de organizar, procurar y mantener la seguridad y la paz en el país sea incapaz de ver que, para millones, no hay nada “controlado” cuando cada día salen a la calle con miedo de morir en un fuego cruzado.

Publicidad