El Reino Unido censura solo cierto tipo de pornografía

pornografia-2

Los usuarios de pornografía en el Reino Unido dejarán de tener acceso a contenido que muestre actos sexuales “no convencionales”, decisión que fue tomada por el parlamento luego de una discusión.

Todo el contenido pornográfico que no haya sido certificado para DVDs comerciales por La Junta Británica de Clasificación de Películas (BBFC por sus siglas en inglés) estará prohibido en internet; las prohibiciones incluyen la verificación de edad para acceder al contenido, pero también otro tipo de censuras como: cualquier tipo de violencia -nalgadas, flagelaciones, etc.-, orina, eyaculación femenina o menstruación, así como sexo en público o el utilizar 4 dedos para la estimulación sexual. (Vía: The Guardian)

Y aún aquellos que estuvieron a favor de verificar la edad de los usuarios antes de acceder al contenido pornográfico, cuestionar la censura de este tipo de actos: “Es una locura censurar material que ni siquiera consiste en actos criminales”, señaló la Profesora Clare McGlynn, experta en pornografía de la Universidad de Durham y co-fundadora del Centro para la Equidad de Género en Internet.

“Si vamos a regular cosas como la sangre menstrual o la orina, distraemos la atención de asuntos que son realmente dañinos, como el abuso infantil o la violencia sexual.” (Vía: The Guardian)

Una vocera de MindGeek, uno de los sitios pornográficos con más operadores en el mundo, expresó que “muchas de las actividades sexuales que la R18 [una de las certificaciones más explicitas de la BBFC] prohíbe, han sido normalizados y aceptados como aspectos de una sexualidad sana, y son orgullosamente celebrados por feministas, queers y movimientos pornográficos étnicos a nivel internacional”.

Ni el Departamento de Cultura,  Media y Deportes ni la BBFC han hecho comentarios o sugerencias para suavizar las prohibiciones. Solo un vocero del gobierno aseguró que el objetivo es que existan en internet las mismas “reglas y garantías” que existen en el mundo real. (Vía: The Guardian)

Publicidad