Quien nos enfrente en Aleppo, será considerado terrorista: Rusia

En casi seis años de conflicto en Siria, una de las ciudades más afectadas sin duda ha sido Aleppo. La que fuera la ciudad más grande del país, ahora no es más que ruinas desde la que se reporta constantemente la muerte de decenas de personas cada día.

La ciudad había estado en control de las fuerzas rebeldes desde el 2012, sin embargo, cuando Rusia decidió apoyar activamente al régimen del presidente Bashar al Assad, la oposición ha ido retirándose, mientras calle por calle se libra una batalla que, todavía el domingo, reportaba la muerte de al menos seis sirios y tres médicos rusos por un bombardeo de morteros rebeldes. (Vía: Independent)

El constante bombardeo ruso y el apoyo en tierra que ha tenido el ejército sirio de parte de Irán y Hezbollah han forzado a los rebeldes al borde este de las ruinas de la ciudad. Su derrota inminente ha provocado que los enviados especiales de la ONU pidan constantemente a las partes involucradas llegar a una especie de acuerdo oficial o “secreto” que evite a la población golpeada por la guerra más muertes. (Vía: Aljazeera)

De todos los bandos en conflicto, el único que ha respondido al llamamiento de la ONU ha sido el gobierno ruso, en voz de su ministro del exterior, Sergei Lavrov, quien aceptó estar dispuesto a dialogar la creación de un “corredor seguro” para la salida de los civiles en medio del campo de batalla y el resguardo de organizaciones de ayuda, como los “cascos blancos” o la Media Luna Roja (la organización hermana de la Cruz Roja).

Sin embargo, remarcó que si llegara un acuerdo así, será bajo la condición de que todo combatiente rebelde que quede en Aleppo será tratado como “terrorista”, además de que no están de acuerdo con un cese al fuego porque eso le daría la oportunidad a los insurgentes de “reagruparse”. (Vía: Reuters)

Sin una salida clara a la crisis que enfrenta toda la región, es claro que el conflicto de Siria será uno de los pendientes más terribles de este año.

Publicidad