Postulante al INEGI falsea currículum

Enrique Peña Nieto postuló para la vicepresidencia del INEGI a Paloma Merodeo Gómez, pero senadores y redes sociales han rechazado la postulación por irregularidades en el currículum de la postulada. (Vía: Aristegui Noticias)

 

Los problemas empezaron porque, francamente, no cualquiera puede ocupar un puesto de esa magnitud en la institución dedicada a recabar, analizar y explicar todas las estadísticas que generamos como nación. Es una tarea ardua que implica tener conocimientos amplios y profundos de economía, matemáticas y ciencias sociales.  De ahí que el puesto esté diseñado para un académico que además tenga experiencia en puestos directivos.

 

Sin embargo, Paloma Merodeo Gómez, la postulada de Peña Nieto, tiene cuando menos deficiencias. En primer lugar se ha señalado hasta la saciedad que la egresada del ITAM no ha ocupado ningún cargo directivo por cinco años. A esta falta de experiencia ase agregan los señalamientos directos de imprecisiones en su currículum: dijo haber sido profesora de Harvard cuando sólo fue asistente de profesor, por ejemplo. (vía: Milenio)

 

Sólo hasta que fue al Senado a comparecer fue que admitió no haber sido profesora de la universidad norteamericana. Ahí mismo se le cuestionó sobre su perfil. Fueron Juan Carlos Romero Hicks, del PAN, y Armando Ríos Piter, del PRD, quienes cuestionaron a la académica sobre las irregularidades en su perfil. (Vía: Proceso)

 

A los problemas de una designación irregular que muchos aseguran que sería ilegal por incumplir directamente con los protocolos para el INEGI es que el marido de la postulante es socio de una consultora de información estadística. Así es: ella podría entrar en conflicto de intereses si su marido le ofreciera sus servicios al INEGI.

 

Por un lado, es lamentable que una persona que en sus manos estaría la confiabilidad de los datos de la nación se postule a un puesto presentado datas falsos. Por el otro, no poca gente ha señalado que tener un INEGI carente de autonomía, capaz de maquillar la realidad a gusto de los mandatarios serían una catástrofe para nosotros, los que pagamos impuestos y votamos. Al final del día, al menos una institución de nuestro país debe dar las malas noticias, las verdaderas.

 

ANUNCIO