Elementos de policía de Honduras se declaran en huelga de ‘brazos caídos’ ante crisis electoral

El grupo “Cobra” de fuerzas especiales de la Policía Nacional de Honduras declaró que desde el día de ayer, se declaró en huelga “de brazos caídos” ante la crisis política en la que se encuentra su país.

En un comunicado leído a medios por un miembro del grupo con el rostro cubierto, se negaron a aceptar órdenes de cualquiera de los dos candidatos que disputan, todavía, la victoria de las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre.

“En estos momentos estamos de brazos caídos (…), para manifestar nuestra inconformidad por lo que está pasando a nivel nacional. Nosotros somos pueblo y no nos podemos estar matando con el propio pueblo, nosotros tenemos familia” (Vía: Sin Embargo)

El grupo especial aprovechó, también, para denunciar varias cosas: por un lado, los salarios caídos que se les deben desde octubre y que, como corporación policiaca, están “recibiendo presiones desde los  más altos niveles” para salir a las calles a detener las manifestaciones.

Los “Cobras” llamaron a la demás policía nacional hondureña a seguir su ejemplo: “No vamos a ir a confrontarnos con la sociedad en la calle, no vamos a salir a la calle y llamamos a todos los policías que están distribuidos a nivel nacional a solidarizarse”” (Vía: TeleSUR)

Tras 15 días de protestas, toque de queda y violencia en las calles de las principales ciudades del  país centroamericano, los efectivos denunciaron que los tengan acuartelados “a la espera” de ser necesitados. Ellos, dicen, no han podido ver a su familia ni saber si se encuentran a salvo entre el caos. (Vía: El Nuevo Diario)

Como ya te habíamos informado, la actual crisis electoral de Honduras se desató luego de que el sistema de conteo para la presidencia “se cayera” por varias horas y, al volver, registró un conteo a favor de Juan Orlando Hernández, quien buscaba su reelección.

Hasta el momento, diversas ONGs y hasta la ONU se han manifestado a favor de la “calma y paz” en la crisis poselectoral. Mientras, el gobierno de Hernández mantiene un toque de queda y la policía se ve cada vez más rebasada.