Pizza: la osa polar más triste del mundo que vive en un centro comercial

pizza

“Pizza” es el nombre de la osa polar más triste del mundo que vive en un centro comercial en China. De acuerdo con autoridades de dicha plaza, la osa será removida del lugar temporalmente. Sin embargo, grupos activistas piden trasladar a Pizza de manera permanente a su lugar de nacimiento, argumentando que las condiciones del centro comercial no son ni remotamente aptas para el animal. 

Pizza es hembra, tiene 3 años y se convirtió en un fenómeno global desde julio, cuando Animal Asia subió un video en el que se le pude observar recostada y prácticamente inmóvil, y que mostraba las terribles condiciones de vida del animal por lo que se desató la indignación de activistas y ciudadanos.

El centro comercial Grandview Mall Aquarium anunció el pasado domingo que “Pizza dejará temporalmente Guangzhou para regresar a su lugar de nacimiento” debido a las remodelaciones que sufrirá la plaza. Sin embargo, no aclararon cuándo regresaría de su estancia temporal en el zoológico de la ciudad de Tianjin, lugar donde nació.

Peter Li, activista de la Sociedad Humana Internacional, aseguró que enviar a Pizza de vuelta al centro comercial sería “cruel y descorazonado” y añadió que “ninguna renovación a la plaza podría hacer de este un lugar propio para este animal”. (Vía: The Guardian)

En octubre, la Sociedad Humana Internacional y tres grupos de derechos de animales en China, pidieron que el centro comercial fuera cerrado argumentando que el video en el que aparece Pizza se muestran claras evidencias de su escasa salud mental.

Mdm Qin, director de la Asociación Capital de Bienestar Animal (CAWA por sus siglas en inglés) aseguró que el trasladar a la osa a su lugar de origen: “Es un buena decisión, la decisión correcta para Pizza, pero no es el final. Temporal no es suficientemente bueno. Esperamos que Grandview aprenda de este episodio y traslade a Pizza de manera permanente para que nunca más tenga que enfrentarse a la terrible vida en un centro comercial.” (Vía: Telegraph)