¿Qué está pasando (de nuevo) en Ostula, Mich.?

La madrugada del domingo 5 de febrero, alrededor de las 3:30 de la mañana, unas camionetas rotuladas como de la Secretaría de Marina llegaron a un “filtro de seguridad” que la policía comunitaria de Ostula mantenía en la comunidad de Zapote de Tizupan. Varios sujetos armados, y uniformados como marinos, se llevaron a cinco miembros de esa misma policía comunitaria. Según un comunicado de la comunidad, varios testigos reportaron que los cinco individuos no fueron escogidos al azar, sino que estaban plenamente identificados. A las pocas horas, en la sede de la policía comunitaria recibieron una llamada de una célula de los Caballeros Templarios, exigiendo 21 rifles de alto calibre y dos delegados de Ostula para negociar a cambio de los cinco detenidos. (Vía: Proceso)

La Secretaría de Marina (SeMar) ya ha declarado que ninguno de sus efectivos realizó ningún arresto o que se llevara a cabo algún operativo en la zona, sin embargo, la relación entre los pobladores de Santa María Ostula (perteneciente al municipio de Aquila, Mich.) tienen una relación tensa, por decir lo menos, con las fuerzas armadas federales: en julio de 2015, la toma de la carretera federal Lázaro Cárdenas-Colima por sus habitantes tras la detención del líder de las autodefensas de la zona, Semeí Verdía Zepeda, terminó en un operativo del ejército contra los manifestantes en el que cuatro personas resultaron heridas y un niño de 12 años murió por un impacto de bala. Apenas en diciembre del año pasado, la Comisión Nación de los Derechos Humanos publicó una recomendación para el Ejército sobre lo ocurrido. (Vía: Horizontal.mx)

Con varios medios reportando sobre el secuestro de estos cinco policías comunitarios, se aumenta la tensión en una zona que constantemente ha sido foco de noticias sobre las mismas autodefensas. La formación de éstas se dio tras la firma del “Manifiesto de Ostula“, en la Asamblea XXV del Consejo Nacional Indígena. Organizadas no sólo contra la delincuencia organizada que azota (aún) la región costera y montañosa de Michoacán, estas autodefensas difieren de las organizadas en la región de Tierra caliente porque no han aceptado en ningún momento establecer diálogo con las autoridades federales y porque sus miembros son, siempre, indígenas habitantes de los municipios que protegen.

Hasta el momento, un bloqueo intermitente en la misma carretera de la que fueron tomados los cinco policías comunitarios ha sido una medida de presión contra la inacción del gobierno estatal y federal. Cuando fue cuestionado por lo ocurrido, el Procurador de Justicia del estado de Michoacán mencionó que:

“La incidencia delictiva que tenemos en Lázaro Cárdenas, es la que tenemos con menor incidencia de delitos de alto impacto de toda la región de Morelia, como son secuestros y homicidios” (Vía: Excélsior)

Sin más que informes de que la Policía Federal, el Ejército y la Marina están “peinando la zona” para encontrar a los secuestrados y sin información de su paradero, sólo queda esperar.

Actualización: La agencia Surco Informativo reporta que los policías comunitarios han sido rescatados, aunque no ha habido confirmación ni de autoridades ni de miembros de la comunidad de Ostula.