Pidió un tapete para yoga y recibió suficientes drogas para armar su cartel

Las compras por internet son un mundo bello lleno de curiosos errores. Generalmente las fotos de los productos no corresponden a la realidad de lo que vas a recibir y, muchas veces, ni siquiera recibes lo que habías pedido en primer lugar. Ese es el caso de una mujer en Carolina de Sur, que quería comprar un tapete para hacer yoga y en cambio recibió un paquete lleno de oxicodona con un valor aproximado de 400 mil dólares. (vía: WAFF)

Obviamente no se trata de una transacción legal y el paquete llegó por error. El contenido era de 10 mil pastillas con un valor de 40 dólares cada una y, en efecto, no había ningún tapete dentro, salvo el plástico con burbujas de aire para evitar que se deshagan mientras están de viaje (o sea, el transporte, no cuando se consumen). (vía: Fox News)

Según el comandante de la DEA en Carolina del Sur, Melvin Brown (no es el ex-jugador de Cruz Azul), informó que el paquete seguramente se dirigía a una casa cercana que está vacía y alguien lo recogería después pero se equivocaron de puerta, echando a perder toda una operación por no poner bien la dirección en el Waze.

Ahora sólo falta que las autoridades identifiquen de donde vino el paquete, que, de haber seguido una estrategia semejante a la de la entrega, en una de esas el triste intento de narcomenudista hizo check-in en Foursquare. (vía: Daily Mail)

La mujer que recibió el paquete informó inmediatamente a la DEA, por lo que estamos seguros de que no tuvo tiempo de comprobar si, como nos dicen los compañeros que se la viven en el rave de la redacción de Plumas Atómicas,  de verdad la oxicodona es infinitamente más poderosa que una sesión de yoga. Al menos, la yogi tuvo la ética suficiente para dar a las autoridades un paquete que vale como 10 mil tapetes para saludar al sol.